MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

Una cuestion de peso

Naturalizar una enfermedad es consolidarla. Romantizarla es aun peor. Porque es fomentarla.

El autor

Vivimos en un contradictorio y extraño mundo de Jack en el que depilarse está mal porque no es “natural” y esto lo dice una chica que seguramente padece de una transmutación genética por la cual le salen piercings por todos lados, tiene tatuajes de nacimiento y heredó el pelo de color rosa de la madre, como leí por ahí.

Tan raro es este mundo que la gente no sólo se siente orgullosa por logros alcanzados, sino que también lo hace por cosas como tener estrías, según he visto en un comercial televisivo.

Y en este distópico mundo en el que reina la empatía, y la normalización y la naturalización dictan el comportamiento a seguir, se han hecho avances increíbles en medicina. Hay muchas enfermedades que han desaparecido por completo...


Seguir leyendo


19-11-2021

Por siempre joven

Por siempre joven

No hay nada que te haga más viejo que decir “me siento joven”.

El autor

“A confesión de partes, relevo de pruebas”, dice una premisa jurídica. Lo que quiere decir que, si confieso, no hace falta juzgarme.

Y si bien nunca he dicho la frase del epígrafe, algunas veces sostuve una que puede confundirse en el significado.

La frase que he usado más de una vez para describir buena parte de mi personalidad dice que soy un niño que lleva un hombre adentro…


Seguir leyendo


Tal vez ya sea tiempo

La herida sanada no es la olvidada, es la que recuerdas sin que duela.

Pablo Neruda

Tal vez sea el momento de abandonar los recovecos del pasado y emerger de la silenciosa penumbra en la que estoy inmerso.

Sacar los pies del sepulcral fango de tristeza y abandonar la tétrica melancolía que mantiene en sombras mi sonrisa.

Quizá ya sea la etapa de aceptar las ruinas y barrer el polvo.


Seguir leyendo


24-09-2021

Cuando nadie me ve

Cuando nadie me ve

Que con tanta gracia las repito, mas que otro me las diga no permito.

Cyrano de Bergerac, acerca de las rimas sobre su gran nariz.

El mundo cambia y hoy tenemos un escenario muy diferente del que teníamos años atrás. Y uno de los hechos más llamativos es esto de compartir públicamente eventos de nuestra vida, habilidades, creaciones y opiniones que antes estaban circunscriptas al ámbito privado.

Digo… nadie salía a la calle a mostrarle al mundo fotos de sus vacaciones o qué tan sexy se veía en traje de baño. Mucho menos qué tan seductor podía verse en boxers de seda o cuán erótica podía resultar con portaligas y tacos.

Tampoco nadie andaba con una cámara fotográfica en la cartera de la dama o el bolsillo del caballero. Y sacar pilas de fotos costaba una fortuna en rollos y revelado.

Todas trabas que desaparecieron con la conjunción de la aparición de internet, las redes sociales y los celulares capaces de sacar fotos y filmar videos.


Seguir leyendo


Un hidalgo hombre cualquiera

Jamás duermas tu parte Quijote

Mariana Ottolenghi, una lectora

Hay notas que preparo, planteo la idea en crudo y que luego desarrollo. Notas que escribo por pedazos sueltos que después ordeno.

Y hay otras que se parecen más a un concierto que al acto de escribir un texto. Escritos en los que vomito lo que siento al compás del casi involuntario golpeteo de mis dedos sobre el teclado.

Fue de esa forma que escribí la nota que motivó el comentario de la lectora. Tan así que tuve que ir a leerla para ver qué era lo que había escrito.

Y resultó impactante encontrarme en mis propias letras. Verme a través de mi propia mirada.

La pantalla de la laptop había mutado en espejo de mi ser y reflejaba mi esencia, dejando al desnudo las raíces de mi propia existencia.

Y me conmovió profundamente poder congeniar ser ácido, sarcástico, irónico, por momentos soberbio, con mi pasión por la justicia, mi devoción por la vida, mi empecinada fe en el amor.

Y por eso hoy, en lenguaje por decisión propia un poco arcaico, quiero escribirle esta carta a Lady Marian, la lectora que inspiró estas letras.


Seguir leyendo


FACEBOOK





DESTACADO

Icono

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso


$1.490,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-


#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Comprar ahora