MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

24-09-2021

Cuando nadie me ve

Cuando nadie me ve

Que con tanta gracia las repito, mas que otro me las diga no permito.

Cyrano de Bergerac, acerca de las rimas sobre su gran nariz.

El mundo cambia y hoy tenemos un escenario muy diferente del que teníamos años atrás. Y uno de los hechos más llamativos es esto de compartir públicamente eventos de nuestra vida, habilidades, creaciones y opiniones que antes estaban circunscriptas al ámbito privado.

Digo… nadie salía a la calle a mostrarle al mundo fotos de sus vacaciones o qué tan sexy se veía en traje de baño. Mucho menos qué tan seductor podía verse en boxers de seda o cuán erótica podía resultar con portaligas y tacos.

Tampoco nadie andaba con una cámara fotográfica en la cartera de la dama o el bolsillo del caballero. Y sacar pilas de fotos costaba una fortuna en rollos y revelado.

Todas trabas que desaparecieron con la conjunción de la aparición de internet, las redes sociales y los celulares capaces de sacar fotos y filmar videos.


Seguir leyendo


13-08-2021

Abismal soledad

Abismal soledad

Lo más aterrador es aceptarse a uno mismo por completo.

Carl Gustav Jung

Desde la lámpara amurada a la columna que divide la cocina del comedor, recostado plácidamente, el duende de felpa lo observaba a la distancia con cierto dejo de tristeza.

En el otro extremo del ambiente, el viejo reloj que había traído de la casa de su madre como parte de “la herencia” que ésta había dejado al fallecer, escupía un constante tic tac que resonaba a sus espaldas.


Seguir leyendo


Solo endulzame los oidos

Nadie tiene más posibilidades de caer en el engaño que aquél para quien la mentira se ajusta a sus deseos.

Jorge Bucay

La frase “vender buzones”, aunque no pueda creerse, tiene apoyatura en una estafa que se hacía hace muchísimo tiempo y que consistía en pararse al lado de un buzón del correo y hacer que algunos amigos pasaran, metieran un sobre y te pagaran por ello. Al momento en que algún inocente preguntara se le decía que te pagaban porque el buzón era tuyo y cobrabas el derecho a mandar cartas por ese medio.

Al mismo tiempo se argumentaba que te ibas a mudar y que lo tenías a la venta, mientras más amigos seguían pasando y pagándote a la vista del inocente.

Hasta que embocabas a alguno que veía “el negoción” y te lo compraba.

De no creer, pero así era…


Seguir leyendo


Una vida de pelicula

Es imposible encontrar felicidad en una foto.

El autor

En esta desesperación contemporánea por ser felices hemos elegido un método –a mi juicio, absolutamente espurio– para conseguirlo.

Hay una pasión enfermiza por el presente, con frases tan pelotudas como “el pasado ya fue y el futuro todavía no es, sólo cuenta el hoy”...


Seguir leyendo


No me digas que me amas

La Biblia dice que conocerse es hacer el amor. Yo creo que hacer el amor es conocerse.

El autor

Son tiempos locos. Una época en que al mismo tiempo en el que muchos manifiestan no querer compromiso alguno, otros dicen amar al instante.

Y yo nunca tuve miedo al compromiso pero jamás creí en el amor a primera vista. Pueden llamarlo como quieran, pero no le digan amor a cualquier cosa…


Seguir leyendo


FACEBOOK





DESTACADO

Icono

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso


$970,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-


#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Comprar ahora