MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

Olvidala  mejor olvidala

Negación, ira, negociación, depresión, aceptación...

Elisabeth Küber-Ross, Las cinco etapas del duelo

Todos hemos pasado por separarnos de alguien de quien estábamos más o menos enamorados, lo que incluye hasta a nuestro primer amor, hace ya un tiempo, cuando éramos “más” jóvenes, como diría China Zorrilla.

Y siempre, todas y cada una de las veces, nuestro coro de exprimidores amigos nos cantaron esa estrofa que estuvo de moda con el comercial de jugos BC, con más o menos intensidad, pero con el nivel de mandato supremo que tiene el supuesto saber universal.

Y nos repitieron hasta el cansancio “Olvídala, mejor olvídala, arráncala de ti”...


Seguir leyendo


Los caminos de la vida

Una buena siembra no garantiza una buena cosecha...

Anónimo

Como ya conté alguna vez, de chico viví en el campo por algunos años. Y por eso, por haber estado ahí, es que pude ver tanto siembras como cosechas, el trabajo y el resultado...


Seguir leyendo


Ejercitos

Yo no soy el ano de nadie.

Marcelo Cascarini

Cuando cursaba mi carrera de Psicología era común que alguien te preguntara: “Vos sos freudiano, lacaniano o kleiniano?”

Un día tomábamos café con el citado Marcelo y alguien nos hizo esa pregunta. Y antes de que yo comenzara a explicar que no era un fanático, que trataba de pensar por mí mismo y que si bien podía tener una línea de pensamiento determinada, trataba de analizar lo que cada autor planteaba como teoría y rescatar de cada uno lo que me pareciera piola y que no por eso dejaba de ver las fallas que esos autores pudieran tener… antes de que yo me explayara de semejante manera, Marcelo –con un poder de síntesis fenomenal– contestó lo plasmado en el epígrafe: “Yo no soy el ano de nadie”.

Brillante….


Seguir leyendo


Miercoles un dia de mierda

Allá voy, contra viento y marea. Otra vez, una misma pelea. Ni siquiera sé si vale la pena, pero tengo ganas de probar...

Las pastillas del Abuelo, Contra viento y marea

--------
Dedicada a Guadalupe, mi hija menor,
para que tenga algo para leer un día de miércoles cualquiera.
--------

–Publicá los miércoles, pa.
–Por?
–Porque es un día de mierda. Está lejos el próximo finde y el pasado ya quedó lejos.
–Y qué tiene que ver?
–Para tener algo para leer, al menos.

Fue esa charla la que inspiró la idea de reír a mitad de semana con los "Miércoles de reflexión". Un clásico para aquellos que ya los conocen. Pero antes de eso, inspiró la nota de hoy...


Seguir leyendo


20-06-2019

No necesito París

No necesito paris

No puede cambiar de pasión.

Guillermo Francella, en El secreto de sus ojos

Mujer, me han dicho que el romanticismo ha muerto. Que ya no tiene lugar en este mundo. Que las metáforas que otrora inundaban las cartas de los amantes hoy no tienen efecto, hoy ya no transmiten, ya no tienen vida.

Por eso hoy, en estos tiempos que corren, tan sólo quiero decirte…


Seguir leyendo




DESTACADO

Libro png 171x300

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso

$750,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Agregar al carrito