MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

Un hidalgo hombre cualquiera

Jamás duermas tu parte Quijote

Mariana Ottolenghi, una lectora

Hay notas que preparo, planteo la idea en crudo y que luego desarrollo. Notas que escribo por pedazos sueltos que después ordeno.

Y hay otras que se parecen más a un concierto que al acto de escribir un texto. Escritos en los que vomito lo que siento al compás del casi involuntario golpeteo de mis dedos sobre el teclado.

Fue de esa forma que escribí la nota que motivó el comentario de la lectora. Tan así que tuve que ir a leerla para ver qué era lo que había escrito.

Y resultó impactante encontrarme en mis propias letras. Verme a través de mi propia mirada.

La pantalla de la laptop había mutado en espejo de mi ser y reflejaba mi esencia, dejando al desnudo las raíces de mi propia existencia.

Y me conmovió profundamente poder congeniar ser ácido, sarcástico, irónico, por momentos soberbio, con mi pasión por la justicia, mi devoción por la vida, mi empecinada fe en el amor.

Y por eso hoy, en lenguaje por decisión propia un poco arcaico, quiero escribirle esta carta a Lady Marian, la lectora que inspiró estas letras.


Seguir leyendo


La toma de la bastilla

La vida no es otra cosa que un aquellarre de emociones.

El autor

Mujer, dejame que te explique cómo llegamos acá. Dejame que te cuente la historia que hizo que hoy nos tomemos de la mano y en tan sólo una mirada podamos sonreír sin mueca y charlar sin palabras.

Vení. Traé las copas que yo abro el vino…


Seguir leyendo


Mas alla de las palabras

El camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio.

Friedrich Nietzsche

-------
Dedicada a Sandra Alonzua, por el empujón que me dio.
-------

“Página 1 de 1 - 0 palabras” podía leerse al pie del Word en blanco abierto en la espera de comenzar a ser manchado por el negro de las letras.

El café liberaba sus últimos vapores anunciando la frialdad que encontraría su boca si seguía dejando que el tiempo transcurriera sin darle al menos un sorbo.

Un cigarrillo descansaba apretado entre las hendiduras y apenas lograba sostener la creciente ceniza, que comenzaba a arquearse como queriendo buscar el fondo del cenicero.

La mirada perdida, un poco encandilada por el reflejo del monitor, atravesaba la pared de ladrillo hurgando en los cimientos las palabras que no llegaban.


Seguir leyendo


Claroscuros de un amor imposible

El paraíso lo prefiero por el clima; el infierno, por la compañía.

Mark Twain

Encendió un cigarrillo y se dispuso a escribir. Muchos de sus momentos comenzaban prendiendo ese rollito de tabaco, que concentra todas las propiedades necesarias para disponer el clima.

Dio una pitada y abrió el ICQ, ese viejo programa precursor de lo que hoy son la pila de aplicaciones a través de la cuales se puede conocer gente...


Seguir leyendo


Garua de una noche de teatro

La melancolía es la felicidad de estar triste.

Victor Hugo

A mí, que creo que si Dios existe tiene cosas más importantes que hacer que ocuparse de particularidades, que digo que el Destino no existe porque es el diario del lunes contando lo que pasó el domingo y que el Universo sólo es una pila de estrellas sin ninguna posibilidad de intervenir en nada, siempre me causó cierta fascinación ver cuando las cosas pasan. Simplemente pasan…


Seguir leyendo


FACEBOOK





DESTACADO

Icono

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso


$970,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-


#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Comprar ahora