MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

Cuando el perdon no me alcanza

–Tengo miedo de herir el corazón de alguien.
–Por qué?
–Porque sé cómo duele.

Antoine de Saint-Exupéry, El principito

------
Dedicada a Andrea, esa mujer que me enseñó mi humanidad.
------
Aún en mis épocas de “gato”, nunca fui mujeriego en el sentido cabal de la palabra. El mujeriego es un tipo que engaña, que sale con muchas mujeres a la vez, pero sin que la mayoría o incluso ninguna esté al tanto de ello…


Seguir leyendo


En la cama con tu novio

Brindo por lo que tú y yo sabemos y los demás ni siquiera se imaginan.

Anónimo

------
Estás contenta porque dejaste de ser la segunda y ahora sos la primera?
Bueno… ya sabés lo que te espera, no? Una mina que la tiene clarísima
------
Todos sabemos que Facebook tiene espacios para decirles a los demás quiénes somos, cuál es nuestra “situación sentimental”, de dónde somos y en qué lugar vivimos, entre otros. Y entre esos espacios se puede poner de qué trabaja el que se está haciendo su “Face”. Lugar que muchos usan para decir otra cosa...


Seguir leyendo


Fidelidad a la cacerola

En el amor, la constancia es necesaria; la fidelidad, es un lujo.

Massimo D’Azeglio

Es un disparate conceptual que alguien pueda comer todos los días la misma comida durante años y años y que le siga gustando tanto que nunca tenga el deseo de probar otra.

Es más, es absolutamente imposible que no la pruebe. Que no le dé un buen mordisco a otra carne, aunque más no sea para variar. Aunque sólo sea por el placer de la diversidad.


Seguir leyendo




DESTACADO

Icono

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso


$750,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-


#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Comprar ahora