MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

05-09-2019

Si tan sólo supieras...

Si tan solo supieras

Tú no podrás faltarme cuando falte todo a mi alrededor.

Vicentico, en Paisaje

Tal vez no te lo he dicho lo suficiente. Quizá porque soy hombre y los hombres somos más de hacer que de decir. Acaso por eso hoy no lo sepas. Porque si tan sólo supieras…

Si tan sólo supieras las noches que me quedo mirándote dormir y que eso es lo último que queda grabado en mi retina al momento de abandonarme al sueño. Y que es justamente esa imagen la que hace que me duerma envuelto en una tibia caricia…

Si tan sólo supieras la cantidad de mañanas que al despertarme, en ese limbo entre el sueño y la vigilia, descubro a esa misma imagen esperándome, proyectándose en mis párpados aún cerrados, invitándome a la alegría de vivir un día más con vos...

Tal vez hoy no lo sepas.

Porque si tan sólo supieras la tortuosa lucha interna a la que me enfrento para frenar la compulsión a buscar soluciones que me asalta cuando me contás un problema tuyo y siento que sólo querés ser escuchada. Si tan sólo supieras cuántas veces esa misma lucha es para no actuar, para no protegerte, para dejarte hacer.

Si tan sólo supieras cómo junto todo el respeto que te tengo para, aún viéndote sufrir, limitarme a acompañarte en tu actuar, en tu hacer. Mientras por dentro mis genes, los genes de cualquier hombre que se precie de tal, gritan el úkase y me arengan a la guerra, a matar a tu enemigo, a protegerte de cualquier mal.

Si tan sólo supieras cómo me invade una muda admiración cuando te veo ser vos quien mata a tu enemigo, quien acaba con el mal que esté irrumpiendo en tu vida en ese momento.

Si tan sólo supieras cuán poderoso, imbatible, hasta inmortal me siento cuando puedo protegerte, las veces que eso es lo que querés.

Quizás hoy no lo sepas.

Porque si tan sólo supieras cómo la comisura izquierda de mis labios se hunde en mi mejilla esbozando la escondida sonrisa que se despliega cada vez que hablo de vos. Si tan sólo supieras qué tan profunda es esa sonrisa, qué tan visceral es, qué tan irracionalmente llena de razones está…

Si tan sólo supieras como alterno mirarte con ojos nuevos y descubrirte hermosa, como si me sorprendiera tu belleza, con hacer lo mismo con ojos viejos… y disfrutar bien hondo cuánto conozco cada centímetro de esa belleza.

A lo mejor hoy no lo sepas...

Porque si tan sólo supieras que no existe “la previa” para mí… que desde el primer instante en el que nos decimos con los ojos que vamos a disfrutar de nuestra intimidad, desde ese preciso momento me siento haciendo el amor con vos.

Si tan sólo supieras cuánto siento en los dedos hundidos en tus caderas cada pequeño espasmo que das cuando me hundo entre tus piernas. Si tan sólo supieras de la contenida desesperación con la que paseé por tu abdomen y resbalé por tu pubis para llegar ahí. O cómo me tiemblan las manos cuando acaricio tus pechos…

Si tan sólo supieras del regocijo que siento cuando estallás de placer, cómo percibo cada convulsión de tu cuerpo… si tan sólo supieras qué sublime es estallar dentro de vos…

Acaso hoy no lo sepas.

Porque si tan sólo supieras cuán hombre me siento a tu lado y cuánto de eso depende de tu mirada… si tan sólo supieras la fuerza que me das en cada beso al despedirnos cada mañana y cuánto hogar disfruto en cada beso al encontrarnos a la noche…

Si tan sólo supieras cuánto descanso hay en cada charla, cuánta paz en cada cena, cuánta serena felicidad en cada momento que compartimos…

Si tan sólo supieras lo que significás para mí… comprenderías por qué sos el aire que respiro en el paisaje donde vivo.

Y por qué, si llegara el momento en que todo faltara a mi alrededor,

sos vos y sólo vos,

quien no podría faltarme…








DESTACADO

Icono

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso


$750,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-


#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Comprar ahora