MONÓLOGOS DE UN HOMBRE CUALQUIERA

15-12-2017

Un día cualquiera

Un dia cualquiera

Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo hacés,
entonces estás peor que antes.

Confucio

Mi hija menor ha sido siempre muy prolija. Debe ser por eso que nació un lunes, como parece que corresponde. Y la mayor, ansiosa. Que no pudo esperar y nació en domingo.

Por alguna razón le endilgamos al inicio de la semana laboral, la facultad de generar el caldo suficiente para poder cocinar nuestros proyectos. Y después llega el lunes y el agua está demasiado tibia como para cocer algo...


Seguir leyendo


03-11-2017

La juventud perdida

La juventud perdida

Que no te preocupe hacerte viejo. Vas a seguir haciendo pendejadas… pero más despacito

Anómimo

Ya no puedo ir a tomar caña Legui a la estación de trenes de Flores como hacía a mis 15 años. Ya no tengo edad ni pulmones para comprarme un paquete de Particulares 4 sin filtro a medias con el Pollo y sentarnos en algún umbral de una casa a charlar hasta tarde todas las noches. Ya no puedo tocar timbres y salir corriendo todos los mediodías al regreso del colegio. Mucho menos para jugar al ladrón y afanarme alguna boludez del kiosquito de la misma estación de trenes, cada vez que volvemos con Esteban de Educación Física, a las siete y media de la tarde. Y mi abuelo ya no vive para poder confesarle eso sólo porque a Esteban lo atraparon cuando se sentó “a descansar” cuando el dueño del kiosco nos corrió. Y escuchar a mi abuelo murmurar “qué boludo”…

No. Ya no...


Seguir leyendo


Lo que resta del dia

Sólo quiero pedir un deseo final y después que me lleve a volar...

Vicentico, Último acto

Toda nuestra vida, incluso desde antes de ser concebida, puede ser conjugada desde el lugar de dejar, desde el punto de vista de lo que se acaba.

Dejamos de ser un sueño para pasar a ser una realidad el día que nuestra madre queda embarazada. Y de ahí en más, nos la pasamos dejando cosas...


Seguir leyendo


Toda una vida de fracasos

Las nubes grises también forman parte del paisaje.

Ricardo Arjona, Fuiste tú. (Y bueno… algún día tenía que citarlo).

Hace poco escuché la opinión de alguien que decía que los medios eran adictivos porque permitían hacer de cuenta que uno tiene una vida fantástica, exitosa, digna de ser envidiada por todos aquellos que tienen el privilegio de ver qué fantástico asado comimos hoy, a qué maravilloso lugar nos fuimos de vacaciones o cuánto nos amamos con esa mujer.

Por lo que decidí que, aunque más no sea para balancear un poco, hoy voy a contar una historia de fracasos, de derrotas, todas encadenadas en el orden en que ocurrieron. Salteando las épocas de días sin nubes grises absolutamente a propósito. Para que no jodan. Para que nadie crea ni por un instante que ésta es la historia de un exitoso.

A ver…


Seguir leyendo


Muriendo bajo la lluvia

Por un minuto de amor, por un segundo de calma,
por un ratito de sol, te entrego toda mi alma.

Alejandro Lerner, Por un minuto de amor

Vivir es todo un trámite, no caben dudas al respecto. Muchas veces llega a ser todo un dolor de huevos. Hay momentos en los que los kilombos de guita, de laburo, de pareja, de hijos, de… la puta madre… a esto me refiero.


Seguir leyendo




DESTACADO

Icono

Monólogos de un hombre cualquiera

Sin pasaje de regreso


$970,00

-/ ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS /-


#amor #pareja #familia #hijos #convivencia #rutina #soledad #engaño #autoestima #egoísmo #mujeres #hombres #feminismo #cuidado #miserias #fidelidad #comunicación #belleza #conciencia #humor #sociedad #duelo #perdón y muchos más...

Adrián Ares tiene 56 años y es Licenciado en Psicología recibido en 1992 en la Universidad del Salvador. Padre de dos hijas y una “prestada” –como él mismo la define– lanzó el blog “Monólogos de un hombre cualquiera” a fines de noviembre de 2016 desde una cabaña en Salto, Uruguay, a la cual va frecuentemente a disfrutar de su otra gran pasión: la pesca.

El blog tiene hoy 80.000 lectores, muchos de los cuales interactúan con el autor en los “Miércoles de reflexión”, una sección de su página de Facebook en la que postea bromas con el único fin de divertirse una vez por semana.

Esta primera entrega es una selección de 60 monólogos, entre los cuales el lector encontrará algunos extractados del blog y otros absolutamente inéditos, para zambullirnos en el caos de afectos que nos embargan cotidianamente en este pasaje de ida sin regreso que es la Vida.

Comprar ahora