El amor de mi vida

El problema es que crees que tienes tiempo.Buddha

Hace un tiempo, en un día absolutamente soleado, caminaba por el cementerio de la Recoleta, disfrutando de la arquitectura y de las interesantes historias detrás de los mausoleos, cuando me topé con aquél guía que me había llevado hasta la cúspide del Uritorco en la que tuvo lugar el intempestivo monólogo de X-man. (Ver A solas con X-man).

seguir leyendo… “El amor de mi vida”

Por qué a mí

Esperar que la vida te trate bien porque sos buena persona,
es como esperar que un tigre no te ataque porque sos vegetariano.Bruce Lee

Soy un buen tipo. Al menos estoy convencido de ello. Siempre, cometiendo errores como cualquiera, he tratado de hacer “las cosas” bien. Así, sencillo. Sin demasiada vuelta.

Cuando amé, lo hice con el alma. Crié hijas dando lo mejor de mí y tratando de protegerlas de lo peor que mi humanidad porta. Siempre he sido leal a mis pocos amigos. Soy un tipo honesto. Laburador. Bienintencionado.

Por qué, la puta madre, he tenido que pasar por las cosas chotas que me han tocado vivir entonces? Qué poderoso y caprichoso dedo se entretiene cada tanto en apoyarse sobre mi cabeza y presionar? Qué enfermo placer encuentra el dueño del gran Dedo en joderme la vida?

Qué mierda hice en esta vida para merecer tanto castigo?

seguir leyendo… “Por qué a mí”

Caminante, hay camino…

Confórmate, me decía un tigre viejo,
nunca el techo y la comida han de faltar…Moris, El oso

Parece ser que para lo único que estamos dispuestos a trabajar es para irnos de vacaciones, como decía un cartelito que alguna vez publiqué. Para todo lo demás, ni siquiera usamos la Master.

Simplemente nos quedamos esperando a que las cosas pasen, como si una mágica mano –con apodos como Dios, la Vida o el bendito Universo– fuera a laburar por nosotros y a darnos, cual devoto padre, aquello que queremos…

seguir leyendo… “Caminante, hay camino…”

Yo, tu amante

Tengo que decirte adiós,
en silencio y sin nombrarte…Sandro, Es el amante

Ya no recuerdo cómo y cuándo nos conocimos, pero tengo grabado en mi memoria el primer día en que te tuve, esa lluviosa tarde en la que –escondidos del mundo– te recorrí con mis dedos suavemente hasta que me animé a encender la llama por la que ambos clamábamos y te besé… te besé con toda mi alma…