La casa del lago

Todo el mundo sabe lo que tiene,
pero no todo el mundo sabe lo que eso vale.Anónimo

Si una mujer te dice “sos un boludo” y después se ríe,
es que algo estás haciendo bien.Anónimo (En realidad, no pude encontrar dónde lo leí)

Aunque es verdad que me llevo bien con mi lado femenino, mi amistad con ese costado no es tan fuerte como para menstruar. Pero a pesar de eso, tan sólo unos días atrás yo estaba en uno de esos días. De ésos en que un dolor –en mi caso de estómago– provocado por un disgusto, hace que agarres el filtro color violeta y veas todo absolutamente teñido de castaño oscuro. Y que descreas de todo aquello en lo que creías, dejando que el lado “House” que todos tenemos nos diga que todo es una porquería…

seguir leyendo… “La casa del lago”

Carta a una mujer de cierta edad

Entonces se desnudó y donde ella aseguraba que sobraban kilos,
yo juré que le faltaban besos.elementospe.com

La autoestima es eso: auto. Es algo de uno con uno mismo. Pero lo especular, lo que tiene que ver con la imagen que el otro nos “devuelve” no es moco de pavo, precisamente.

Hace un tiempo escribí una nota (Una especie en vías de extinción) en la que nos hacía cargo a nosotros, los hombres, de estar diezmando a las mujeres reales a partir de valorar una estética perfecta, joven –muy joven–, absolutamente inalcanzable para estas mujeres reales después de “cierta edad”.

Bien… vaya ésta, la carta de un hombre cualquiera a una mujer cualquiera, como reafirmación de qué es lo que valoramos los hombres –hombres– cuando nosotros también alcanzamos “cierta edad”.

seguir leyendo… “Carta a una mujer de cierta edad”

Honrar la deuda

“Tenga una vida digna, merézcase todo esto…”Tom Hanks a Matt Damon en Rescatando al soldado Ryan.

————————————
A quienes lean les cuento que canto. Y lo hago bien. Entono. Pero cuando tuve que hacerlo para los quince de mis hijas, desentoné y  hasta me olvidé la letra. La emoción me traicionó. Sepan disculpar si esta vez, en algún momento “no doy la nota”. O si no tiene el ritmo que siempre me preocupo por imprimirle. También acá la emoción juega un papel grandote.
————————————

Hace poco leí una frase atribuida a García Márquez que dice así: “Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré”.

Y es por eso que esto que escribo, lo escribo hoy, muchos años antes de que ya no estés…

seguir leyendo… “Honrar la deuda”

Corazón valiente

Tú y yo tenemos un amor pendiente,
pero vamos a llamarlo café, que da menos miedo.Selam Wearing

–De eso tenés que escribir –me dijo una noche Agustina, mi hija mayor.
Veníamos charlando de temas de lo más dispares y por eso, en principio, no entendí a qué se refería.
–De qué? –le pregunté.
–Del miedo que todos tienen al compromiso –contestó.
–Eso pasa con los dos polos: con los muy jóvenes, como vos. O con los muy dañados, como yo –me animé a teorizar.
–No… pasa con todos –remató.

seguir leyendo… “Corazón valiente”

El nene y el arroyo

Todo en él era viejo, salvo sus ojos;
y éstos tenían el color mismo del mar
y eran alegres e invictos.Ernest Hemingway, El viejo y el mar

Si la historia del viejo fuera mirada con los lentes de Hollywood, sería una historia triste, terriblemente triste. El relato cuenta cómo Santiago sale a la mar a pescar un gran pez y cómo lucha con la bestia a brazo partido –una vez que consiguió engancharlo– hasta que consigue dominarlo.

Pero el resto de la historia es acerca de cómo los tiburones van despedazando a su presa,  a pesar de que el viejo da batalla cada vez, en infructusos intentos de mantener su “trofeo” intacto…

seguir leyendo… “El nene y el arroyo”

El color perfecto de mujer

Y voy a ver tus verdaderos colores brillando…Cyndi Lauper, True colors

Éste es el tipo de mujer que me va. Éste. No otro. Porque los años me dieron la experiencia que supone hacer un ejercicio de tesis/antitesis y… aaah… la maravillosa síntesis. Esa que trae la absoluta verdad.

Fácil.

Voy de un polo a otro y genero un punto medio con un equilibrio per-fec-to. Y listo. Ya está. Ya conozco todas las variantes y sé lo que quiero. Qué más puedo pedir?

seguir leyendo… “El color perfecto de mujer”