Culpable de ser hombre

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo.Friedrich Nietzsche, Más allá del bien y del mal.

A poco de tener uso de razón me enteré de que desde el mismísimo momento en que había nacido, antes de haber tenido siquiera la oportunidad de joder a nadie que no fuera mi madre, ya cargaba con una culpa. Según el cristianismo, había venido a este mundo portando conmigo, bien escondidita en lo profundo de mi ser, nada más ni nada menos que la responsabilidad por el pecado original, aquella cagadita que se habían mandado Adán y Eva en los orígenes de la Humanidad…

seguir leyendo… “Culpable de ser hombre”

El camino a casa

Y mi estrella polar se perdió en el firmamento, y por más que intento no la puedo encontrar.Sôber, Estrella Polar

Cuentan que en la Antigüedad, en esas épocas carentes de toda tecnología, la estrella polar era la que oficiaba de faro a la hora de que los navegantes quisieran volver a casa. Era esa estrella la que les permitía saber cuál era el camino de regreso. Era esa estrella la que desde el cielo sacaba al navegante de su condición de “perdido” y le daba la calma que supone saber cuál es el sendero que lo llevaría de vuelta al lugar de donde partió: su casa, su hogar. El lugar donde la sonrisa es calma y el alma retoza. Donde la luz es tenue y el clima cálido. Donde la paz es vino y el amor es cena…

seguir leyendo… “El camino a casa”

Las dos caras de la moneda

Todo lo que termina, termina malAndrés Calamaro, Crímenes perfectos

“Como te digo, también me encuentro usando la expresión “no valió la pena”, pero fijate que aun siendo que mi voto de confianza se vea diezmado con el devenir, ni ahí funciona el “no valió la pena”. Porque no hubo pena. En todo caso hubo una inversión de tiempo y energía que siempre debe hacerse, a mi entender, porque uno así lo desea, más allá de los resultados, por el gozo del camino. Y si “valió la pena” aun menos califica esto de pena. En todo caso valió la intuición o el atrevimiento del coraje, no se.”Cyin Saad, una escritora amiga

“No valió la pena”, solemos decir cuando nuestro matrimonio no resultó como queríamos. Como si lo que hubiésemos puesto en juego hubiera sido pena. Una boludez, como bien dice Cyin.

seguir leyendo… “Las dos caras de la moneda”

Te regalo una sonrisa

Es solamente una manera de andar.Fito Páez, Dar es dar

El día que alguien me traiga un chico que comparta lo que tiene sin que le hayamos enseñado a hacerlo, me voy a creer el cuento de que nacemos buenos.

Cuando la madre le daba la teta a nuestra segunda hija, la mayor pataleaba de lo lindo, hasta que la realidad la doblegó. Esa realidad que le decía que se la tenía que bancar, le gustara o no.

Pero recién el día que descubrió que tenía con quien jugar, fue cuando comenzó a entender las reglas que suponen vivir en sociedad.

No venimos al Mundo dispuestos a dar, para nada. Nos enseñan a dar.

Pero nos enseñan a dar por conveniencia, a cambio de algo. “Cosecharás lo que siembras”, nos dicen. Y así nos inculcan esto que se parece más a un negocio que a un regalo. Una suerte de inversión para obtener los beneficios. Una inversión que si no “rinde”, no valió el esfuerzo de sembrar…

seguir leyendo… “Te regalo una sonrisa”

Sólo a veces…

El escritor debe escribir lo que tiene que decir, no hablarlo.Ernest Hemingway

A veces quiero llegar y que no te des cuenta. Tomarte por detrás por sorpresa mientras estás cocinando y hundir mis pulgares en los hoyuelos de tu cintura mientras te traigo con mis dedos hacía mí. Y apoyar mis labios en tu cuello para darte un beso suave, con la humedad justa para darle un toque de lascivia…

seguir leyendo… “Sólo a veces…”

Cosas de hombres

“Arrésteme Sargento y póngame cadenas”, que de liberarme me encargo yo.El autor

–Ésa es mi hija! Sí! La puta madre! Bien! Muy Bien! Ja! Eso! La concha de la lora! Qué alegría acabás de darme! Ésa es mi hija, carajo! Qué bien, la puta madre! Qué bien por vos, hija! Y qué bien por mí! –gritaba y repetía sin parar mientras cerraba los puños y hacía gestos de triunfo en el cuarto de Agus, mi hija mayor…

seguir leyendo… “Cosas de hombres”