Teoría de la cremallera abierta

Prepárense para andar con el cierre bajo…El autor

Mal que nos pese, la vida es realmente un jardín de rosas. La vida es bella, sin lugar a dudas, pero igual de repleta de espinas que el metafórico jardín.

Por eso, al mismo tiempo que la transitamos, disfrutando de sus tiernos colores rosas, blancos puros y pasionales rojos, nos vamos lastimando en el camino con las púas que el hermoso aroma que despiden no siempre compensa…

Cada rosa tiene sus espinas, decía Poison, y es así. No es posible una vida sin sufrimiento. Quizá ni sería soportable. No habría luces si no hubiera sombras. Nadie notaría lo dulce si no existiera lo amargo. Y podría seguir jugando con opuestos para llegar siempre a la misma conclusión: hay momentos de la vida que son maravillosos y otros… no tanto.

Esos en que no hay flores y sólo duele…

Y ahí vamos… sacamos nuestras frases de cabecera para estas ocasiones y le martillamos la cabeza al que sufre para ver si logramos metérselas dentro, así sana “de una buena vez por todas”.

“Mirá, tenés que duelar esto, dejarlo atrás. Dejate de joder, soltá, dejá ir”.

Y la más linda de todas: “A esto tenés que darle un cierre”.

En fin, un sinnúmero de máximas que garantizan volver a transitar los campos de rosas, pareciera que esta vez planeando sobre ellas, sin espinas que rasguñen en el camino (hasta que vuelva a poner los pies sobre la tierra, claro).

Y entonces, el que la está pasando como el tujes en ese momento, ahora tiene otro motivo para sentirse como el culo. Porque no puede soltar, dejar ir, darle un cierre…

Lucha como un hijo de puta contra los recuerdos, se mata tratando de olvidar, se retuerce de la bronca porque no logra soltar. Hace cosas para dar un cierre, doscientas cosas, en la esperanza que la 201 va a ser la última, la que cierre la historia…

Va a aprender a tocar el ukelele, toma clases de paracaidismo, se anota en grupos de meditación chamánica, se hace las tetas si es mina o se da una buena biaba a las canas si es hombre. No alcanza.

Le escribe una carta para mandarla/lo a la puta que la/lo parió, publica cuánto sufre en cuanta red social conoce. Tampoco.

Se dice mantras del tipo de “cuando una puerta se cierra, se abre un mundo”, pero nada. Todo sigue igual. No logra “soltar”, no encuentra manera de “olvidar”, no puede “dejar atrás”…

Hay cosas en la vida que sería mejor no recordar? Puede ser.

Duelar es la única manera de seguir disfrutando de la vida? No me cabe la menor duda.

Pero no creo que duelar sea dejar atrás. Mucho menos olvidar. No hay “historias” en la vida. Nuestra vida es “la” historia, una sola.

Por eso yo no suelto una mierda, no dejo atrás un carajo, lo llevo todo conmigo. De nada de lo que viví, ni de nadie de con quién, intento olvidarme. Yo me agarro todito y me lo guardo. Lo atesoro. Y de vez en cuando, hasta lo comparto.

De lo malo que me tocó vivir, aprendo. Y de lo bueno, me lleno el alma.

Y ando con la cremallera abierta por la vida.

Porque el único cierre a mi historia va a ser el de la bolsa de la morgue.

Y no voy a ser yo quien lo suba…

Ver más notas