Perfume de mujer

El orden es el placer de la razón,
pero el desorden es la delicia de la imaginación.Paul Claudel

Van a decir que es porque soy hombre.

Y que sólo por eso pude permitir que ella me haya visto quitarme las alpargatas con la punta del pie opuesto, cruzar mis brazos por mi cintura para quitarme la remera, revolearla sobre mi cabeza con la presteza de un torero, y dejarla apoyada sobre la baranda a mi derecha como una suerte de estandarte nocturno…

seguir leyendo… “Perfume de mujer”

Entre las llamas del infierno

Abandone toda esperanza aquél que entre aquí.Dante Alighieri, La divina comedia

Antes de que termines de leer estas líneas un viejo se sentirá cansado y solo y algún marginado va a golpearlo por el sólo hecho de que su ancianidad le resulta repugnante. Y algún grupo neonazi dará muerte a otro marginado porque les resulta repugnante su genética.

Antes de que termines de leer estas líneas, algún joven, por desesperación o hastío, se habrá drogado hasta la inconsciencia, sumido en la desesperación por encontrar algo que lo saque de este mundo que no lo alberga…

seguir leyendo… “Entre las llamas del infierno”

Te entrego todo mi ser

 

Y ahora tú te vas, así como si nada…Chayanne, Y tú te vas

El dolor es inconcebible. Desgarrador. Como si nos hubiesen arrancado pedazos de nuestro cuerpo y estuviéramos en carne viva sangrando. Si es verdad que cuando un amigo se va queda un espacio vacío, ni hablar de cuando lo que se va es un amor…

Dios! Le dí tanto… tanto… y se llevó todo mi ser.

seguir leyendo… “Te entrego todo mi ser”

No voy a soltarte

Y un día, cualquiera, pegás un golpe de timón.
Y no te das cuenta hasta después, cuando el barco está en el mar,
navegando hacia otros puertos…El autor, en una charla con un amigo

Dedicado a Caro, una amiga que cada día es más “gran”,
que me bancó y me banca.

Y a Malvina, en la esperanza de que le sirva.

–Bueno… no llegamos a la respuesta que queríamos… pero hubo una respuesta! Ahora a duelar, que esto también pasará! –me escribió Caro por Whatsapp, después de que yo le contara la negativa que acababa de recibir de esa mujer a la cual le había propuesto alguna forma de “encuentro”…

seguir leyendo… “No voy a soltarte”

En tus manos…

Y si te abro mi corazón,
y te enseño mi lado débil…
Qué harías?Pink Floyd, The final cut

Un cirujano cardiovascular es tan humano como cualquiera de nosotros. Tan expuesto al error como cualquiera de nosotros. Pero cuando está operando, no le puede temblar el pulso. No tiene margen para equivocarse. Se puede equivocar antes o después, pero no ese preciso instante en el que tiene – literalmente– el corazón del paciente en sus manos. Porque el escalpelo va a hacer un tajo ahí, en aquél lugar en el cual le va a costar la vida a aquél que está totalmente entregado en la camilla.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie lo obligó a ser cirujano.

Cuando pongo mi corazón en tus manos, en el preciso momento en el que te muestro mi lado más débil, tampoco podés titubear. Tampoco puede temblarte el pulso.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie te obligó a estar conmigo…

seguir leyendo… “En tus manos…”

Carta para cuando vuelva a encontrarte

Perdona mi impuntualidad.
Me habría encantado haber llegado antes a tu vida.Semillas de la pasión

Por alguna extraña razón, después de determinada edad, cuando uno comienza a enamorarse de esta nueva persona en nuestra vida, tiene la tendencia a pensar en qué podría haber sido, cómo podría haber sido, si la historia hubiera sido otra y la hubiésemos conocido antes. Y nos calmamos inventando que todo lo caminado fue sólo el sendero para llegar adonde hoy estamos. Algo así como una romántica película de unas ciento ochenta mil horas (20 años, más o menos) que hoy llega al momento cúlmine. Ése en el que esos dos enamorados finalmente se encuentran…

seguir leyendo… “Carta para cuando vuelva a encontrarte”