Cuando el perdón no me alcanza

–Tengo miedo de herir el corazón de alguien.
–Por qué?
–Porque sé cómo duele.Antoine de Saint-Exupéry, El principito

Dedicada a Andrea, esa mujer que me enseñó mi humanidad

Aún en mis épocas de “gato”, nunca fui mujeriego en el sentido cabal de la palabra. El mujeriego es un tipo que engaña, que sale con muchas mujeres a la vez, pero sin que la mayoría o incluso ninguna esté al tanto de ello…

seguir leyendo… “Cuando el perdón no me alcanza”

Las dos caras de la moneda

Todo lo que termina, termina malAndrés Calamaro, Crímenes perfectos

“Como te digo, también me encuentro usando la expresión “no valió la pena”, pero fijate que aun siendo que mi voto de confianza se vea diezmado con el devenir, ni ahí funciona el “no valió la pena”. Porque no hubo pena. En todo caso hubo una inversión de tiempo y energía que siempre debe hacerse, a mi entender, porque uno así lo desea, más allá de los resultados, por el gozo del camino. Y si “valió la pena” aun menos califica esto de pena. En todo caso valió la intuición o el atrevimiento del coraje, no se.”Cyin Saad, una escritora amiga

“No valió la pena”, solemos decir cuando nuestro matrimonio no resultó como queríamos. Como si lo que hubiésemos puesto en juego hubiera sido pena. Una boludez, como bien dice Cyin.

seguir leyendo… “Las dos caras de la moneda”

Sólo a veces…

El escritor debe escribir lo que tiene que decir, no hablarlo.Ernest Hemingway

A veces quiero llegar y que no te des cuenta. Tomarte por detrás por sorpresa mientras estás cocinando y hundir mis pulgares en los hoyuelos de tu cintura mientras te traigo con mis dedos hacía mí. Y apoyar mis labios en tu cuello para darte un beso suave, con la humedad justa para darle un toque de lascivia…

seguir leyendo… “Sólo a veces…”

Capitán de mi navío

Si el barco en que navegas peligra en naufragar,
tira los trastos viejos, tíralos al mar…Fragmento, no sé el autor

——–
Dedicada a Cynthia,
la “nena” que me enseñó a poner los huevos sobre la mesa,
por el módico precio de enseñarle a comer sandwiches sin que se desarmen.
——–

Si ya conté que a los 25 años era un boludo importante, a mis 19 calificaba para las Olimpíadas con serias oportunidades de ganar el oro en la disciplina “pendejo pelotudo”.

seguir leyendo… “Capitán de mi navío”

Hasta que la muerte nos separe

Todo lo que tengo es todo lo que intento.La franela, Hacer un puente

Cuando uno promete lo que sea, sobre todo cuando esa promesa es que va a perdurar en el tiempo, de ninguna manera puede contemplar todas las variables futuras y por lo mismo no puede asegurar al cien por ciento que va a poder cumplirla. Ni siquiera puede afirmar que va a querer cumplirla. Pero en el momento de prometer, lo que hace es una declaración de lo que hoy siente, de cuál es su deseo actual. De qué es lo que va a intentar con toda su humanidad puesta ahí. Y eso es lo que hace que la promesa sea válida.

Pero si me casara por Iglesia nuevamente (ya sabemos que no es posible, pero es un detalle menor) cuando el cura me preguntara si estoy dispuesto a amarla y respetarla, le diría: “Pará, primero vamos a definir qué significa amarla y respetarla estando casados y después vemos”…

seguir leyendo… “Hasta que la muerte nos separe”

Cualquier cosita llamada amor

Mi corazón puede amar por los dos.Salvador Sobral, Amar por los dos

Uno pertenece adonde se le quiere, se le ama, se le desea, se le siente y en repetidas ocasiones, se le extraña. Pero sobre todo, adonde se le demuestra.Post de Literatura y psicoanálisis (un poco alterado porque la ortografía era desastrosa).

–Y si amas a alguien que no te ama? –me preguntó Laura, una lectora con la que he cruzado algunas charlas.
–No es amor –sentencié.

seguir leyendo… “Cualquier cosita llamada amor”