Y un día el olvido…

Si tú te atreves yo te juro que te sigo. Si tú me olvidas te prometo que te olvido.Luis Miguel, Si tú te atreves

Y un día el olvido entró y se instaló en el sillón del living. Silencioso, invisible, absolutamente imperceptible a los sentidos de ambos. Se puso cómodo, respiró profundo y se dispuso a comenzar a trabajar…

seguir leyendo… “Y un día el olvido…”

Amor de verano

Hay algo peor que un sordo que no quiere oir.El autor

Son muchas las veces en nuestra vida que “sabemos”. Y de esas veces son muchas las que nos hacemos los tontos. El problema está en que cuando eso que sabemos pasa, paradójicamente, nos toma por sorpresa.

Tal vez estaría bueno decidir. Sin hacerse el sordo. Decidir a sabiendas de que estamos corriendo un riesgo. Para que si pasa lo que sabemos, no haya sorpresa, no haya ese “la vida me engañó” del tango.

Porque creo que cuando no hay sorpresa, cuando uno elige, la alegría es enorme y la tristeza no es tanta…

seguir leyendo… “Amor de verano”

Quién es esa mujer…

Hacés que quiera ser mejor persona.Jack Nicholson a Helen Hunt, en Mejor imposible.

Alguien me hizo notar hace poco que no podía saber a quién me refería cuando hablaba de “esa” mujer. Si a lo largo de mis notas las nombro una por una a las mujeres que de una u otra manera son o han sido parte de mi vida… quién es ésta, la que no tiene nombre…

seguir leyendo… “Quién es esa mujer…”

Como era ella

El vino, tinto. La cerveza, amarga. Los cigarrillos, negros.
Me gusta todo aquello que deja huella cuando pasa.El autor

Por eso vuelvo. Porque es como era ella.

Un río que a veces tengo que ir a buscar porque retiró sus aguas muchos metros y me fuerza a un camino lleno de piedras entre el lodo. Y otras que viene a mí sin que yo tenga que hacer ningún esfuerzo…

seguir leyendo… “Como era ella”

Era en abril

Voy a volverme viento para entrar en cada hueco que dejaste sin cerrar.Vicentico, Nada va a cambiar

Era en abril. Pero podría haber sido en mayo o en junio. O en diciembre.

No hay un mes designado para el entusiasmo.

Era en abril. Y él llevaba mucho tiempo de silencios. De sólo una copa estoicamente erguida al lado de la botella de Malbec que lo esperaba cada noche para ese momento del día en que se abstrae de todo y todo lo piensa. Para ese momento de especias elegidas al azar y chorros de vino agregados a esa salsa que cada vez improvisa…

seguir leyendo… “Era en abril”

Cuando el perdón no me alcanza

–Tengo miedo de herir el corazón de alguien.
–Por qué?
–Porque sé cómo duele.Antoine de Saint-Exupéry, El principito

Dedicada a Andrea, esa mujer que me enseñó mi humanidad

Aún en mis épocas de “gato”, nunca fui mujeriego en el sentido cabal de la palabra. El mujeriego es un tipo que engaña, que sale con muchas mujeres a la vez, pero sin que la mayoría o incluso ninguna esté al tanto de ello…

seguir leyendo… “Cuando el perdón no me alcanza”