Déjala ser…

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.Simone de Beauvoir

Recuerdo que mi abuela me contó que cuando un bebé nacía, una de las primeras cosas que se hacía era contarle los dedos. Una especie de paneo general en el cual se aseguraban que todo estuviera en su lugar. Tiene ojos? Check! Orejas? Check! Todos los dedos y no sobra ninguno? Check!

Y una vez hecho el repaso decían: “Está perfecto”.

Hasta acá, más que comprensible. Sé por experiencia (doble) los nervios en la primera ecografía, los mismos nervios en la segunda y la repetición de ese cagazo en el momento del  parto, tensión que dura hasta que el médico te dice que está todo bien…

seguir leyendo… “Déjala ser…”

A tomar la leche

El amor de padre rompe con toda lógica.
Porque es la única forma de amor
donde uno trabaja todo el tiempo para que puedan irse.El autor

Siempre desde mi punto de vista, cuando uno es padre enfrenta uno de los conflictos emocionales más grandes de la vida: trabajar intensamente, sin cansancio, para que ese hijo crezca sano, en todo sentido. Y en el área psíquica de esa salud, independiente.

Uno hace todo lo que se pueda para que ese ser, que en un principio no puede ni alimentarse solo –así de vital es el nivel de dependencia– pueda, un día, hacer su vida. Su propia vida…

seguir leyendo… “A tomar la leche”

De cómo amasé mi fortuna

de-como-amase-mi-fortuna

Hay hijos de perra en el mundo?
Claro que sí.
Tienen hijos?
Muchos de ellos sí.
Bueno, yo soy el hijo de uno de ellos… En memoria de mi padre, el que aportó el capital a mi vida.

Me llevó algunos añitos encontrar la síntesis del epígrafe para explicar quién fue mi padre. Unos cuantos más digerirlo, claro…
Porque venimos a un mundo en el que, por principios básicos pertenecientes más al reino animal que al de los “humanos”, se supone que el sólo parentesco genera afecto y, en el caso del vínculo filial, ese amor se supone de los más increíbles que puedan haber.
seguir leyendo… “De cómo amasé mi fortuna”