Devórame otra vez

Deberías haberme dado tiempo para poder ir cumpliendo la promesa que mis besos te hacían…El autor

“Qué buena que está la hija de puta! Te juro que la parto al medio” bien podría ser la frase que condensaría el deseo animal que te asalta cuando tenés enfrente alguien que te atrae mucho físicamente.

Querés arrancarle la ropa, partirle la boca, arrojarla a la cama. Saltar sobre ella para darte un buen revolcón, de ésos en los que es difícil distinguir si estamos teniendo relaciones o compitiendo por un campeonato de lucha libre.

Romper cosas en el camino, caer de la cama, golpearte la cabeza… todos síntomas que denuncian la increíble pasión que estamos viviendo.

Porque eso es la pasión… no?

seguir leyendo… “Devórame otra vez”