Te entrego todo mi ser

 

Y ahora tú te vas, así como si nada…Chayanne, Y tú te vas

El dolor es inconcebible. Desgarrador. Como si nos hubiesen arrancado pedazos de nuestro cuerpo y estuviéramos en carne viva sangrando. Si es verdad que cuando un amigo se va queda un espacio vacío, ni hablar de cuando lo que se va es un amor…

Dios! Le dí tanto… tanto… y se llevó todo mi ser.

seguir leyendo… “Te entrego todo mi ser”

No voy a soltarte

Y un día, cualquiera, pegás un golpe de timón.
Y no te das cuenta hasta después, cuando el barco está en el mar,
navegando hacia otros puertos…El autor, en una charla con un amigo

Dedicado a Caro, una amiga que cada día es más “gran”,
que me bancó y me banca.

Y a Malvina, en la esperanza de que le sirva.

–Bueno… no llegamos a la respuesta que queríamos… pero hubo una respuesta! Ahora a duelar, que esto también pasará! –me escribió Caro por Whatsapp, después de que yo le contara la negativa que acababa de recibir de esa mujer a la cual le había propuesto alguna forma de “encuentro”…

seguir leyendo… “No voy a soltarte”

Carta a mi prometida despareja

Y un día Zeus mandó partir al medio a los seres humanos…Aristófanes, en “El banquete” de Platón

Cuando era chico, entre la pila de dibujos animados que veía, estaba Shazzan, un genio que aparecía por arte de magia cuando las partes complementarias de dos anillos se unían.

Desde esa misma época he visto, oído y leído que el amor es más o menos así. Dos partes que se complementan y así generan la “magia” entre ellos. Una versión más de la famosa “media naranja” que se supone que anda por ahí penando hasta el día en que encuentra el otro anillo y “Shazzan!”, es feliz para siempre…

seguir leyendo… “Carta a mi prometida despareja”

En tus manos…

Y si te abro mi corazón,
y te enseño mi lado débil…
Qué harías?Pink Floyd, The final cut

Un cirujano cardiovascular es tan humano como cualquiera de nosotros. Tan expuesto al error como cualquiera de nosotros. Pero cuando está operando, no le puede temblar el pulso. No tiene margen para equivocarse. Se puede equivocar antes o después, pero no ese preciso instante en el que tiene – literalmente– el corazón del paciente en sus manos. Porque el escalpelo va a hacer un tajo ahí, en aquél lugar en el cual le va a costar la vida a aquél que está totalmente entregado en la camilla.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie lo obligó a ser cirujano.

Cuando pongo mi corazón en tus manos, en el preciso momento en el que te muestro mi lado más débil, tampoco podés titubear. Tampoco puede temblarte el pulso.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie te obligó a estar conmigo…

seguir leyendo… “En tus manos…”

Melodía desencadenada

 

Un día voy a escribir todo lo que siento.
Y vas a leerlo y a preguntarte si se trata de ti.
Y probablemente sí.
Y posiblemente ya no.Instagram/Escritos

La imaginación tiene ese fantástico poder. Con la imaginación puedo hacer cualquier cosa. Lo que se me ocurra.

Por eso hoy, mujer, voy a tocar el piano para vos. Y voy a componer, sobre la marcha, una melodía única, con la esperanza de que apenas logre reflejar todos los sentimientos que despertás en mí. Pero no voy usar notas musicales. Voy componerla utilizando un montón de verbos que encontré en un cajón donde guardo todo aquello que absorbo de la Vida. Un cajón repleto de pasiones, de las más rojas y de las más calmas, pero todas con un nivel de intensidad que con sólo tocarlas me recorre la sensación de una nueva huella que queda grabada en mí cada vez que las vivo.

seguir leyendo… “Melodía desencadenada”