La recompensa

A veces no hay próxima vez,
a veces no hay segundas oportunidades.
A veces es ahora o nunca.Publicado por La Arrolladora Banda El Limón

Si tuviera que describir a Gloria hoy, seguramente tendría que echar mano de adjetivos como “bestia” o “camión”. O decir frases como “estaba más buena que comer pollo con la mano”, dependiendo de la edad de a quien quisiera contarle acerca de ella.

Pero la imagen que tengo impresa en mi memoria fue captada por ojos de doce años y el registro físico que aún hoy por hoy pudiera sentir, sería mucho más parecido a un profundo silencio que a un alboroto hormonal…

seguir leyendo… “La recompensa”

La primera vez

Por los que supieron dejar una huella en mi vida
y no una cicatriz.Anónimo

Hay un viejo chiste que dice que estaban Kim Basinger (sí, Kim Basinger; dije que el chiste era viejo) y un tipo solos en una isla, después de un naufragio que los había puesto ahí.
Después de muchos días de abstinencia, Kim Basinger le dice al tipo:
–No puedo más… necesito que me hagas el amor aho…
No terminó la frase que el tipo estaba ocupándose del pedido. Con ganas. Muchas ganas. Tantas que Kim quedó felizmente satisfecha. Tan satisfecha que al día siguiente le dijo:
–Pedime lo que quieras, te lo ganaste.

seguir leyendo… “La primera vez”

Carta a una mujer de cierta edad

Entonces se desnudó y donde ella aseguraba que sobraban kilos,
yo juré que le faltaban besos.elementospe.com

La autoestima es eso: auto. Es algo de uno con uno mismo. Pero lo especular, lo que tiene que ver con la imagen que el otro nos “devuelve” no es moco de pavo, precisamente.

Hace un tiempo escribí una nota (Una especie en vías de extinción) en la que nos hacía cargo a nosotros, los hombres, de estar diezmando a las mujeres reales a partir de valorar una estética perfecta, joven –muy joven–, absolutamente inalcanzable para estas mujeres reales después de “cierta edad”.

Bien… vaya ésta, la carta de un hombre cualquiera a una mujer cualquiera, como reafirmación de qué es lo que valoramos los hombres –hombres– cuando nosotros también alcanzamos “cierta edad”.

seguir leyendo… “Carta a una mujer de cierta edad”

El color perfecto de mujer

Y voy a ver tus verdaderos colores brillando…Cyndi Lauper, True colors

Éste es el tipo de mujer que me va. Éste. No otro. Porque los años me dieron la experiencia que supone hacer un ejercicio de tesis/antitesis y… aaah… la maravillosa síntesis. Esa que trae la absoluta verdad.

Fácil.

Voy de un polo a otro y genero un punto medio con un equilibrio per-fec-to. Y listo. Ya está. Ya conozco todas las variantes y sé lo que quiero. Qué más puedo pedir?

seguir leyendo… “El color perfecto de mujer”

Anoten esto, desgraciadas

A los hombres también se les cuida, se les valora
y se lucha por ellos…
Anoten eso, desgraciadas.Un anónimo que se animó a decirlo.

Muchachas, mujeres, féminas del orbe: Las he escuchado decir que somos una especie en vías de extinción, que aquellos hombres que somos “machistas” sólo en las cosas que las benefician y en ninguna de las que las perjudican estamos condenados a la desaparición de la faz de la Tierra. Las he oído quejarse, patalear, mufarse. Las he visto preguntarse dónde están los hombres. Hasta he visto a alguna ir a las Galápagos para ver si queda alguno ahí, protegido junto con las dos tortugas.

Miren, acá en la terraza hay unos cuantos. Todos tigres maduros, bien plantados. Pero nosotros también tenemos quejas. Acá va una.

Paciencia, lápiz y papel…

seguir leyendo… “Anoten esto, desgraciadas”

Todo un experto

Ser un “amante generoso” no es esforzarte para darle placer sexual a una mujer. Eso puede hacerlo cualquiera, incluso ella sola.
Ser un amante generoso es dar todo lo que tengas para hacerla reír.El autor

El truco está en hacerla reír hasta que se olvide que eres feo.elementospe.com

Siempre tuve amigas mujeres, desde muy chico. Algo que en mi época era como tener el as de espadas y el de basto en la misma mano de truco.

Pertenezco a una generación más inocente que la actual, pero he pasado por los mismos “problemas” que cualquier pendejo de hoy que salga “al ruedo” por primera vez.

No, no hablo del rodeo que tiene lugar en una cama. Dije que pertenezco a una generación más inocente…

Hablo del simple hecho de besar a una “mujer” por primera vez. Cómo es, maldición? Qué es lo que pasa ahí, en el medio de los labios apretados contorsionándose que veo en las películas? Qué carajo hacen con la lengua?

seguir leyendo… “Todo un experto”