Era en abril

Voy a volverme viento para entrar en cada hueco que dejaste sin cerrar.Vicentico, Nada va a cambiar

Era en abril. Pero podría haber sido en mayo o en junio. O en diciembre.

No hay un mes designado para el entusiasmo.

Era en abril. Y él llevaba mucho tiempo de silencios. De sólo una copa estoicamente erguida al lado de la botella de Malbec que lo esperaba cada noche para ese momento del día en que se abstrae de todo y todo lo piensa. Para ese momento de especias elegidas al azar y chorros de vino agregados a esa salsa que cada vez improvisa…

seguir leyendo… “Era en abril”

Y ahora voy por todo

El miedo es la emoción más difícil de manejar.
El dolor lo lloras, la rabia la gritas,
pero el miedo te atrapa silenciosamente en tu corazón.David Fischman

–Si fuéramos grandes… te casarías conmigo? –le pregunté.
–Sí –contestó sonriendo.
Y como siempre fui un tipo muy lógico y deductivo, sentencié:
–Entonces somos novios.

seguir leyendo… “Y ahora voy por todo”

En tus manos…

Y si te abro mi corazón,
y te enseño mi lado débil…
Qué harías?Pink Floyd, The final cut

Un cirujano cardiovascular es tan humano como cualquiera de nosotros. Tan expuesto al error como cualquiera de nosotros. Pero cuando está operando, no le puede temblar el pulso. No tiene margen para equivocarse. Se puede equivocar antes o después, pero no ese preciso instante en el que tiene – literalmente– el corazón del paciente en sus manos. Porque el escalpelo va a hacer un tajo ahí, en aquél lugar en el cual le va a costar la vida a aquél que está totalmente entregado en la camilla.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie lo obligó a ser cirujano.

Cuando pongo mi corazón en tus manos, en el preciso momento en el que te muestro mi lado más débil, tampoco podés titubear. Tampoco puede temblarte el pulso.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie te obligó a estar conmigo…

seguir leyendo… “En tus manos…”

Si no hubiera un mañana…

Morir mañana es tan bueno como morir cualquier otro día.Paulo Coelho

La puta que vale la pena estar vivo! Voy a disfrutar de la vida como si hoy fuera mi último día. Porque está claro que puede serlo. Porque en un santiamén y con el soplido final de la película “Los desconocidos de siempre”, puede que me saquen de este Mundo de un plumazo y desaparezca de la faz de la Tierra como el Kaiser Soze.

Así que nada de boberías. A vivir intensamente, plenamente, a full. Carpe Diem. A disfrutar del día! Que ahí está la verdadera felicidad.

No me pidas serenos planes. Dame sabor, dame emoción… quién sabe si voy a estar vivo mañana…

seguir leyendo… “Si no hubiera un mañana…”

Cuando no hay salida

Se dice que un jugador está en zugzwang si cualquier movimiento permitido supone empeorar su situación y, eventualmente, perder la partida.Spencer Reid, Criminal Minds

Hay situaciones en la vida que nos dejan concreta y metafóricamente paralizados, sin saber qué hacer. Momentos en los cuales nos encontramos en esa encrucijada que describe el personaje de Matthew Gray Gubler en la serie citada.

Tomemos la decisión que tomemos, el pronóstico es de reservado a nefasto. El futuro inmediato es una reverenda porquería sin importar qué camino sigamos.

Y por eso nos quedamos quietos, bien quietos, casi escondidos de nuestra propia vida, como si fuera posible que ese futuro no nos viera y pasara de largo…

seguir leyendo… “Cuando no hay salida”

Corazón valiente

Tú y yo tenemos un amor pendiente,
pero vamos a llamarlo café, que da menos miedo.Selam Wearing

–De eso tenés que escribir –me dijo una noche Agustina, mi hija mayor.
Veníamos charlando de temas de lo más dispares y por eso, en principio, no entendí a qué se refería.
–De qué? –le pregunté.
–Del miedo que todos tienen al compromiso –contestó.
–Eso pasa con los dos polos: con los muy jóvenes, como vos. O con los muy dañados, como yo –me animé a teorizar.
–No… pasa con todos –remató.

seguir leyendo… “Corazón valiente”