Amo y Señor de mis dominios

amo-y-senior

Estoy un poco lastimado, pero no estoy muerto.
Me recostaré para sangrar un rato.
Luego me levantaré a pelear de nuevo.John Dryden, poeta inglés

Parecería ser que el estoicismo es patrimonio obligado de nosotros, los varoncitos. “No seas maricón, no llores” o “Parecés una mina” son frases que escuchamos más de una vez a lo largo de la vida. Y no sólo dicha por hombres. Pilas de mujeres también nos “educan” así.

De hombres, bien hombres, es bancarse la que sea. Desde un martillazo en el dedo hasta la muerte de un ser querido…

seguir leyendo… “Amo y Señor de mis dominios”

La felicidad, jajá-jajá

la-felicidad-2

Alegría es que la mujer que amás te de un beso.
Felicidad es saber que mañana va a estar ahí para darte otro.El autor

La verdad es que no tengo ni la más remota idea de cuándo fue que preparamos la pizza que metió a la alegría y a la felicidad en el mismo bollo. Ése que amasamos hasta lograr la perfecta masa homogénea que hoy es, y que hace que ya no tengamos ni idea de cómo era cada ingrediente original.

Y por eso vamos por ahí, infelices, por absolutamente todo. Sin distinción de harinas…

seguir leyendo… “La felicidad, jajá-jajá”

Tras los muros del dolor

tras-los-muros-del-dolor

Quien se miente y escucha sus propias mentiras
llega a no distinguir ninguna verdad,
ni en él, ni alrededor de él.Fiódor Dostoyevski

Inspirado en un post de Loree Riquelme

Nunca más desprotegidos que cuando llegamos a este mundo. Nunca más expuestos, más indefensos, más vulnerables. Y a pesar de los cuidados que nos prodigan –o tal vez como resultado de eso–, si bien vamos tomando el control de nuestro cuerpo, no pasa lo mismo con las cuestiones del alma…

seguir leyendo… “Tras los muros del dolor”

La primera piedra

la-primera-piedra

A mí también me dijeron
“yo jamás te haría algo así”…
y lo hicieron.Jesús de Santiago

–Viste lo que hizo ese hijo de puta?

Muchas veces, muchas, cerramos comentarios como el que acabo de escribir con esa maravillosa frase exculpatoria, con esa sentencia que nos exime de toda responsabilidad por la merda reinante en el mundo, con esa declaración de principios que deja a los confesionarios como el lugar reservado all inclusive (que alguien me explique alguna vez por qué no es “included”) para aquellos desgraciados capaces de hacer cosas que nosotros de ninguna manera haríamos.
seguir leyendo… “La primera piedra”