Una guerra absolutamente perdida

Ves al mundo como es y como debería ser.
Lo que no ves es la gigantesca grieta en el medio.House a Cuddy, en Dr. House

Cuando mi hija mayor cumplió un año con el que entonces era su novio, allá lejos, a sus 16 años, el pibe desplegó un romanticismo del que no parecía capaz y le trajo de regalo un oso de peluche del tamaño de King Kong. Oso que dejaron sentadito en uno de los sillones del living cuando partieron a tomar algo.

En el otro sillón estábamos la que entonces era mi mujer y yo, mirando tele.

Señalando al oso, le dije:
–Sabés qué es eso?
–Qué? –me preguntó, sólo para darme el gusto de que pudiera desparramar un poco de mi ironía.
–La próxima decoración de nuestra cama…

Me miró como me miraba cada vez que yo sacaba a relucir mi lado “House”, meneó la cabeza entrecerrando los ojos y seguimos viendo la tele.

Sonreí, regodeado en la acidez de la que soy capaz…

seguir leyendo… “Una guerra absolutamente perdida”

Muriendo bajo la lluvia

Por un minuto de amor, por un segundo de calma,
por un ratito de sol, te entrego toda mi alma.Alejandro Lerner, Por un minuto de amor

Vivir es todo un trámite, no caben dudas al respecto. Muchas veces llega a ser todo un dolor de huevos. Hay momentos en los que los kilombos de guita, de laburo, de pareja, de hijos, de… la puta madre… a esto me refiero.

seguir leyendo… “Muriendo bajo la lluvia”

Una tarde de domingo

Eso no es volar, es estilo para caerWoody a Buzz Lightyear, en Toy Story

Lo dimos todo. Absolutamente todo. Le pusimos el alma, nos entregamos por completo, dimos lo mejor de nosotros. Nos esforzamos hasta el límite de lo humano. Y de todas formas no funcionó.

Y nos quedamos preguntándonos por qué fracasamos, qué hicimos mal, en qué fallamos. Dejamos que la autoestima caiga por el piso y vamos por ahí con la mirada perdida.

seguir leyendo… “Una tarde de domingo”

Amo y Señor de mis dominios

amo-y-senior

Estoy un poco lastimado, pero no estoy muerto.
Me recostaré para sangrar un rato.
Luego me levantaré a pelear de nuevo.John Dryden, poeta inglés

Parecería ser que el estoicismo es patrimonio obligado de nosotros, los varoncitos. “No seas maricón, no llores” o “Parecés una mina” son frases que escuchamos más de una vez a lo largo de la vida. Y no sólo dicha por hombres. Pilas de mujeres también nos “educan” así.

De hombres, bien hombres, es bancarse la que sea. Desde un martillazo en el dedo hasta la muerte de un ser querido…

seguir leyendo… “Amo y Señor de mis dominios”

La felicidad, jajá-jajá

la-felicidad-2

Alegría es que la mujer que amás te de un beso.
Felicidad es saber que mañana va a estar ahí para darte otro.El autor

La verdad es que no tengo ni la más remota idea de cuándo fue que preparamos la pizza que metió a la alegría y a la felicidad en el mismo bollo. Ése que amasamos hasta lograr la perfecta masa homogénea que hoy es, y que hace que ya no tengamos ni idea de cómo era cada ingrediente original.

Y por eso vamos por ahí, infelices, por absolutamente todo. Sin distinción de harinas…

seguir leyendo… “La felicidad, jajá-jajá”

Tras los muros del dolor

tras-los-muros-del-dolor

Quien se miente y escucha sus propias mentiras
llega a no distinguir ninguna verdad,
ni en él, ni alrededor de él.Fiódor Dostoyevski

Inspirado en un post de Loree Riquelme

Nunca más desprotegidos que cuando llegamos a este mundo. Nunca más expuestos, más indefensos, más vulnerables. Y a pesar de los cuidados que nos prodigan –o tal vez como resultado de eso–, si bien vamos tomando el control de nuestro cuerpo, no pasa lo mismo con las cuestiones del alma…

seguir leyendo… “Tras los muros del dolor”