Jamás serás mi hijo

Nadie puede robarme lo que nunca fue mío.El autor

Dedicada a Agustín, mi yerno. Y a mi hija, que lo eligió.

Es uno de los párrafos más usados por los padres en los brindis de casamientos. “No pierdo una hija, gano un hijo” parecería ser la forma que los hombres tenemos de resolver el Complejo de Electra con nuestras hijas. Algo así como “si no puedes con ellos, úneteles”.

Te “llevás” a mi hija fuera de mi casa? No, yo te traigo a vos para adentro. Única forma que encontramos de digerir que nos roben tamaño tesoro…

seguir leyendo… “Jamás serás mi hijo”

De cómo amasé mi fortuna

de-como-amase-mi-fortuna

En memoria de mi padre, el que aportó el capital a mi vida.El autor

Hay hijos de puta en el mundo?
Claro que sí.
Tienen hijos?
Muchos de ellos sí.
Bueno, yo soy el hijo de uno de ellos…

Me llevó algunos añitos encontrar la síntesis de la introducción para explicar quién fue mi padre. Unos cuantos más digerirlo, claro…

Porque venimos a un mundo en el que, por principios básicos pertenecientes más al reino animal que al de los “humanos”, se supone que el sólo parentesco genera afecto y, en el caso del vínculo filial, ese amor se supone de los más increíbles que puedan haber.
seguir leyendo… “De cómo amasé mi fortuna”