Etiqueta: hijos (página 1 de 4)

Confesiones a un amigo

Mientras tenga un porqué, puedo soportar cualquier cómo…Friedrich Nietzsche

Y mientras tenga un para quién, también.El autor

–Tengo que hacer un trabajo fotográfico para el curso que estoy haciendo –me dijo. Y agregó:
–Quieren que cuente una historia en imágenes. Y quiero contar la tuya.
–Gracias –contesté–. Decime qué tengo que hacer.
–Nada. Yo vengo en diferentes horarios y vos hacés lo que hacés todos los días, sin darme pelota –me explicó.
–Ok –cerré.
Seguir leyendo

A papá mono con bananas verdes

Lleva mucho tiempo llegar a ser joven.Pablo Picasso

Dedicado a Agustina, Guadalupe, Sofia, Agustin y Adro, por romperme las pelotas cada quince días.

Hace algunos añitos, cuando era un pendejito de 11 años, vivía en el sur de nuestro país, en el medio del campo, sin nada de metáfora en esto de “en el medio del campo”. No luz, no agua corriente, qué es el gas…
Seguir leyendo

El camino a casa

Y mi estrella polar se perdió en el firmamento, y por más que intento no la puedo encontrar.Sôber, Estrella Polar

Cuentan que en la Antigüedad, en esas épocas carentes de toda tecnología, la estrella polar era la que oficiaba de faro a la hora de que los navegantes quisieran volver a casa. Era esa estrella la que les permitía saber cuál era el camino de regreso. Era esa estrella la que desde el cielo sacaba al navegante de su condición de “perdido” y le daba la calma que supone saber cuál es el sendero que lo llevaría de vuelta al lugar de donde partió: su casa, su hogar. El lugar donde la sonrisa es calma y el alma retoza. Donde la luz es tenue y el clima cálido. Donde la paz es vino y el amor es cena…

Seguir leyendo

Cosas de hombres

“Arrésteme Sargento y póngame cadenas”, que de liberarme me encargo yo.El autor

–Ésa es mi hija! Sí! La puta madre! Bien! Muy Bien! Ja! Eso! La concha de la lora! Qué alegría acabás de darme! Ésa es mi hija, carajo! Qué bien, la puta madre! Qué bien por vos, hija! Y qué bien por mí! –gritaba y repetía sin parar mientras cerraba los puños y hacía gestos de triunfo en el cuarto de Agus, mi hija mayor…

Seguir leyendo

« Siguientes entradas