No lo sé… y eso es todo

Que puedas recordarlo todo no quiere decir que lo sepas todo.Promo de la película “Bourne 5”

“Me acuerdo muy bien de lo que hiciste” o “tengo bien presente aquello que dijiste” son frases que bien podrían darse en el marco de una hipotética charla entre dos, donde uno no perdona lo que el otro hizo o dijo.

Cómo hacerlo? Si recordamos perfectamente cuán mal nos hizo sentir, cuánto nos dolió aquel momento que tenemos grabado a fuego en el recuerdo.

Tenemos muy buena memoria y ni en pedo podremos perdonarlo…

seguir leyendo… “No lo sé… y eso es todo”

Déjala ser…

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.Simone de Beauvoir

Recuerdo que mi abuela me contó que cuando un bebé nacía, una de las primeras cosas que se hacía era contarle los dedos. Una especie de paneo general en el cual se aseguraban que todo estuviera en su lugar. Tiene ojos? Check! Orejas? Check! Todos los dedos y no sobra ninguno? Check!

Y una vez hecho el repaso decían: “Está perfecto”.

Hasta acá, más que comprensible. Sé por experiencia (doble) los nervios en la primera ecografía, los mismos nervios en la segunda y la repetición de ese cagazo en el momento del  parto, tensión que dura hasta que el médico te dice que está todo bien…

seguir leyendo… “Déjala ser…”

Honrar la deuda

“Tenga una vida digna, merézcase todo esto…”Tom Hanks a Matt Damon en Rescatando al soldado Ryan.

————————————
A quienes lean les cuento que canto. Y lo hago bien. Entono. Pero cuando tuve que hacerlo para los quince de mis hijas, desentoné y  hasta me olvidé la letra. La emoción me traicionó. Sepan disculpar si esta vez, en algún momento “no doy la nota”. O si no tiene el ritmo que siempre me preocupo por imprimirle. También acá la emoción juega un papel grandote.
————————————

Hace poco leí una frase atribuida a García Márquez que dice así: “Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré”.

Y es por eso que esto que escribo, lo escribo hoy, muchos años antes de que ya no estés…

seguir leyendo… “Honrar la deuda”

A tomar la leche

El amor de padre rompe con toda lógica.
Porque es la única forma de amor
donde uno trabaja todo el tiempo para que puedan irse.El autor

Siempre desde mi punto de vista, cuando uno es padre enfrenta uno de los conflictos emocionales más grandes de la vida: trabajar intensamente, sin cansancio, para que ese hijo crezca sano, en todo sentido. Y en el área psíquica de esa salud, independiente.

Uno hace todo lo que se pueda para que ese ser, que en un principio no puede ni alimentarse solo –así de vital es el nivel de dependencia– pueda, un día, hacer su vida. Su propia vida…

seguir leyendo… “A tomar la leche”

Jamás serás mi hijo

Nadie puede robarme lo que nunca fue mío.El autor

Dedicada a Agustín, mi yerno. Y a mi hija, que lo eligió.

Es uno de los párrafos más usados por los padres en los brindis de casamientos. “No pierdo una hija, gano un hijo” parecería ser la forma que los hombres tenemos de resolver el Complejo de Electra con nuestras hijas. Algo así como “si no puedes con ellos, úneteles”.

Te “llevás” a mi hija fuera de mi casa? No, yo te traigo a vos para adentro. Única forma que encontramos de digerir que nos roben tamaño tesoro…

seguir leyendo… “Jamás serás mi hijo”