Corazón valiente

Tú y yo tenemos un amor pendiente,
pero vamos a llamarlo café, que da menos miedo.Selam Wearing

–De eso tenés que escribir –me dijo una noche Agustina, mi hija mayor.
Veníamos charlando de temas de lo más dispares y por eso, en principio, no entendí a qué se refería.
–De qué? –le pregunté.
–Del miedo que todos tienen al compromiso –contestó.
–Eso pasa con los dos polos: con los muy jóvenes, como vos. O con los muy dañados, como yo –me animé a teorizar.
–No… pasa con todos –remató.

seguir leyendo… “Corazón valiente”

El nene y el arroyo

Todo en él era viejo, salvo sus ojos;
y éstos tenían el color mismo del mar
y eran alegres e invictos.Ernest Hemingway, El viejo y el mar

Si la historia del viejo fuera mirada con los lentes de Hollywood, sería una historia triste, terriblemente triste. El relato cuenta cómo Santiago sale a la mar a pescar un gran pez y cómo lucha con la bestia a brazo partido –una vez que consiguió engancharlo– hasta que consigue dominarlo.

Pero el resto de la historia es acerca de cómo los tiburones van despedazando a su presa,  a pesar de que el viejo da batalla cada vez, en infructusos intentos de mantener su “trofeo” intacto…

seguir leyendo… “El nene y el arroyo”

Por qué a mí

Esperar que la vida te trate bien porque sos buena persona,
es como esperar que un tigre no te ataque porque sos vegetariano.Bruce Lee

Soy un buen tipo. Al menos estoy convencido de ello. Siempre, cometiendo errores como cualquiera, he tratado de hacer “las cosas” bien. Así, sencillo. Sin demasiada vuelta.

Cuando amé, lo hice con el alma. Crié hijas dando lo mejor de mí y tratando de protegerlas de lo peor que mi humanidad porta. Siempre he sido leal a mis pocos amigos. Soy un tipo honesto. Laburador. Bienintencionado.

Por qué, la puta madre, he tenido que pasar por las cosas chotas que me han tocado vivir entonces? Qué poderoso y caprichoso dedo se entretiene cada tanto en apoyarse sobre mi cabeza y presionar? Qué enfermo placer encuentra el dueño del gran Dedo en joderme la vida?

Qué mierda hice en esta vida para merecer tanto castigo?

seguir leyendo… “Por qué a mí”

Yo, tu amante

Tengo que decirte adiós,
en silencio y sin nombrarte…Sandro, Es el amante

Ya no recuerdo cómo y cuándo nos conocimos, pero tengo grabado en mi memoria el primer día en que te tuve, esa lluviosa tarde en la que –escondidos del mundo– te recorrí con mis dedos suavemente hasta que me animé a encender la llama por la que ambos clamábamos y te besé… te besé con toda mi alma…