Amor de verano

Hay algo peor que un sordo que no quiere oir.El autor

Son muchas las veces en nuestra vida que “sabemos”. Y de esas veces son muchas las que nos hacemos los tontos. El problema está en que cuando eso que sabemos pasa, paradójicamente, nos toma por sorpresa.

Tal vez estaría bueno decidir. Sin hacerse el sordo. Decidir a sabiendas de que estamos corriendo un riesgo. Para que si pasa lo que sabemos, no haya sorpresa, no haya ese “la vida me engañó” del tango.

Porque creo que cuando no hay sorpresa, cuando uno elige, la alegría es enorme y la tristeza no es tanta…

seguir leyendo… “Amor de verano”

Cuando me vaya

Uno muere mucho tiempo después de haber muerto.El autor

–No vas a entrar a ver a tu abuela? –me preguntó alguien que no recuerdo.
–Nada de lo que yo quería de mi abuela está ahí –contesté.

Y así era. Mi abuela había sido para mí las milanesas, el cariño, la sonrisa. Su voz diciéndole “nena” a mi mamá. Las risas aquella vez que no encontraba los anteojos porque se le habían caído dentro de la olla del puchero que estaba cocinando…

seguir leyendo… “Cuando me vaya”

Las dos caras de la moneda

Todo lo que termina, termina malAndrés Calamaro, Crímenes perfectos

“Como te digo, también me encuentro usando la expresión “no valió la pena”, pero fijate que aun siendo que mi voto de confianza se vea diezmado con el devenir, ni ahí funciona el “no valió la pena”. Porque no hubo pena. En todo caso hubo una inversión de tiempo y energía que siempre debe hacerse, a mi entender, porque uno así lo desea, más allá de los resultados, por el gozo del camino. Y si “valió la pena” aun menos califica esto de pena. En todo caso valió la intuición o el atrevimiento del coraje, no se.”Cyin Saad, una escritora amiga

“No valió la pena”, solemos decir cuando nuestro matrimonio no resultó como queríamos. Como si lo que hubiésemos puesto en juego hubiera sido pena. Una boludez, como bien dice Cyin.

seguir leyendo… “Las dos caras de la moneda”

Capitán de mi navío

Si el barco en que navegas peligra en naufragar,
tira los trastos viejos, tíralos al mar…Fragmento, no sé el autor

——–
Dedicada a Cynthia,
la “nena” que me enseñó a poner los huevos sobre la mesa,
por el módico precio de enseñarle a comer sandwiches sin que se desarmen.
——–

Si ya conté que a los 25 años era un boludo importante, a mis 19 calificaba para las Olimpíadas con serias oportunidades de ganar el oro en la disciplina “pendejo pelotudo”.

seguir leyendo… “Capitán de mi navío”

Te entrego todo mi ser

 

Y ahora tú te vas, así como si nada…Chayanne, Y tú te vas

El dolor es inconcebible. Desgarrador. Como si nos hubiesen arrancado pedazos de nuestro cuerpo y estuviéramos en carne viva sangrando. Si es verdad que cuando un amigo se va queda un espacio vacío, ni hablar de cuando lo que se va es un amor…

Dios! Le dí tanto… tanto… y se llevó todo mi ser.

seguir leyendo… “Te entrego todo mi ser”