En tus manos…

Y si te abro mi corazón,
y te enseño mi lado débil…
Qué harías?Pink Floyd, The final cut

Un cirujano cardiovascular es tan humano como cualquiera de nosotros. Tan expuesto al error como cualquiera de nosotros. Pero cuando está operando, no le puede temblar el pulso. No tiene margen para equivocarse. Se puede equivocar antes o después, pero no ese preciso instante en el que tiene – literalmente– el corazón del paciente en sus manos. Porque el escalpelo va a hacer un tajo ahí, en aquél lugar en el cual le va a costar la vida a aquél que está totalmente entregado en la camilla.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie lo obligó a ser cirujano.

Cuando pongo mi corazón en tus manos, en el preciso momento en el que te muestro mi lado más débil, tampoco podés titubear. Tampoco puede temblarte el pulso.

Mucha presión? Puede ser. Pero nadie te obligó a estar conmigo…

seguir leyendo… “En tus manos…”

No lo sé… y eso es todo

Que puedas recordarlo todo no quiere decir que lo sepas todo.Promo de la película “Bourne 5”

“Me acuerdo muy bien de lo que hiciste” o “tengo bien presente aquello que dijiste” son frases que bien podrían darse en el marco de una hipotética charla entre dos, donde uno no perdona lo que el otro hizo o dijo.

Cómo hacerlo? Si recordamos perfectamente cuán mal nos hizo sentir, cuánto nos dolió aquel momento que tenemos grabado a fuego en el recuerdo.

Tenemos muy buena memoria y ni en pedo podremos perdonarlo…

seguir leyendo… “No lo sé… y eso es todo”

Teoría de la cremallera abierta

Prepárense para andar con el cierre bajo…El autor

Mal que nos pese, la vida es realmente un jardín de rosas. La vida es bella, sin lugar a dudas, pero igual de repleta de espinas que el metafórico jardín.

Por eso, al mismo tiempo que la transitamos, disfrutando de sus tiernos colores rosas, blancos puros y pasionales rojos, nos vamos lastimando en el camino con las púas que el hermoso aroma que despiden no siempre compensa…

seguir leyendo… “Teoría de la cremallera abierta”

Mi noche triste

Toma tu corazón roto, conviértelo en arte.Princesa Leia a Meryl Streep

–Acaso tu vida es perfecta? –me preguntó una amiga, casi molesta.
–Ja! No, por supuesto que no. Por? –pregunté sorprendido por su tono.
–Porque siempre escribís como si así fuera –sentenció.
–Hago hincapié en el lado positivo de las cosas –dije, encogiéndome de hombros.
–Por eso. Parece que sólo existe lo bueno –insistió.
–Hacer hincapié no es negar. Es reconocer los dos lados y e-le-gir sobre cuál recostarse –dije, pretendiendo ser poeta.
–De todas maneras, a veces está bueno un poco de melancolía… –remató.

Ok. Vamos a aprovechar que es domingo, que llovizna y que estoy un poco borracho. El clima ideal para darle el gusto a mi amiga y hacerle caso a la princesa Leia. Vamos a tratar de convertir en arte a mi corazón roto…

seguir leyendo… “Mi noche triste”

Corazón valiente

Tú y yo tenemos un amor pendiente,
pero vamos a llamarlo café, que da menos miedo.Selam Wearing

–De eso tenés que escribir –me dijo una noche Agustina, mi hija mayor.
Veníamos charlando de temas de lo más dispares y por eso, en principio, no entendí a qué se refería.
–De qué? –le pregunté.
–Del miedo que todos tienen al compromiso –contestó.
–Eso pasa con los dos polos: con los muy jóvenes, como vos. O con los muy dañados, como yo –me animé a teorizar.
–No… pasa con todos –remató.

seguir leyendo… “Corazón valiente”

Por qué a mí

Esperar que la vida te trate bien porque sos buena persona,
es como esperar que un tigre no te ataque porque sos vegetariano.Bruce Lee

Soy un buen tipo. Al menos estoy convencido de ello. Siempre, cometiendo errores como cualquiera, he tratado de hacer “las cosas” bien. Así, sencillo. Sin demasiada vuelta.

Cuando amé, lo hice con el alma. Crié hijas dando lo mejor de mí y tratando de protegerlas de lo peor que mi humanidad porta. Siempre he sido leal a mis pocos amigos. Soy un tipo honesto. Laburador. Bienintencionado.

Por qué, la puta madre, he tenido que pasar por las cosas chotas que me han tocado vivir entonces? Qué poderoso y caprichoso dedo se entretiene cada tanto en apoyarse sobre mi cabeza y presionar? Qué enfermo placer encuentra el dueño del gran Dedo en joderme la vida?

Qué mierda hice en esta vida para merecer tanto castigo?

seguir leyendo… “Por qué a mí”