Etiqueta: cuidado (página 1 de 5)

Y un día el olvido…

Si tú te atreves yo te juro que te sigo. Si tú me olvidas te prometo que te olvido.Luis Miguel, Si tú te atreves

Y un día el olvido entró y se instaló en el sillón del living. Silencioso, invisible, absolutamente imperceptible a los sentidos de ambos. Se puso cómodo, respiró profundo y se dispuso a comenzar a trabajar…

Seguir leyendo

Te la estás buscando

A veces, la realidad puede ser una porquería.
Pero eso no la hace menos real.El autor

Hace poco vi un documental en el que un león esperaba agazapado a que un ciervo hembra pariera su bebé. En cuanto el indefenso animal estuvo fuera del vientre de su madre, el león atacó.

Como era de esperar, le fue absolutamente sencillo atrapar a ese cervatillo cuando aún no terminaba de aprender a pararse. Fue por la presa más fácil, aquella que ni siquiera podía darle pelea.

Brutal. Cruel. Un hijo de puta el león…

Seguir leyendo

El espejo

Dejar que nuestros hijos enfrenten solos las dificultades de la vida es, tal vez, una de las partes más difíciles de ser padre.El autor

–Qué pasa, hija? –le pregunté a Agus hace un año, aquella noche en la que ella estaba sentada en el banquito al lado del horno, acompañándome mientras yo cocinaba.
Un padre sabe cuando “algo pasa” y por eso le pregunté tan directamente.
–Quiero contarte una decisión que tomé pero quiero que me digas qué pensás de mí, pero no sólo como padre –balbuceó.
A pesar de ser una pendeja estoica por demás, se la notaba nerviosa.

Seguir leyendo

Déjala ser…

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.Simone de Beauvoir

Recuerdo que mi abuela me contó que cuando un bebé nacía, una de las primeras cosas que se hacía era contarle los dedos. Una especie de paneo general en el cual se aseguraban que todo estuviera en su lugar. Tiene ojos? Check! Orejas? Check! Todos los dedos y no sobra ninguno? Check!

Y una vez hecho el repaso decían: “Está perfecto”.

Hasta acá, más que comprensible. Sé por experiencia (doble) los nervios en la primera ecografía, los mismos nervios en la segunda y la repetición de ese cagazo en el momento del  parto, tensión que dura hasta que el médico te dice que está todo bien…

Seguir leyendo

« Siguientes entradas