Déjala ser…

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.Simone de Beauvoir

Recuerdo que mi abuela me contó que cuando un bebé nacía, una de las primeras cosas que se hacía era contarle los dedos. Una especie de paneo general en el cual se aseguraban que todo estuviera en su lugar. Tiene ojos? Check! Orejas? Check! Todos los dedos y no sobra ninguno? Check!

Y una vez hecho el repaso decían: “Está perfecto”.

Hasta acá, más que comprensible. Sé por experiencia (doble) los nervios en la primera ecografía, los mismos nervios en la segunda y la repetición de ese cagazo en el momento del  parto, tensión que dura hasta que el médico te dice que está todo bien…

seguir leyendo… “Déjala ser…”

La primera vez

Por los que supieron dejar una huella en mi vida
y no una cicatriz.Anónimo

Hay un viejo chiste que dice que estaban Kim Basinger (sí, Kim Basinger; dije que el chiste era viejo) y un tipo solos en una isla, después de un naufragio que los había puesto ahí.
Después de muchos días de abstinencia, Kim Basinger le dice al tipo:
–No puedo más… necesito que me hagas el amor aho…
No terminó la frase que el tipo estaba ocupándose del pedido. Con ganas. Muchas ganas. Tantas que Kim quedó felizmente satisfecha. Tan satisfecha que al día siguiente le dijo:
–Pedime lo que quieras, te lo ganaste.

seguir leyendo… “La primera vez”

Al don Pirulero

Dulce Caroline, los buenos tiempos nunca han sido tan buenos.
Me he inclinado a creer que nunca serían…Neil Diamond, Sweet Caroline

Cuando tenía 25 años era el encargado de Juan Salvador, un pub de Belgrano que en ese entonces, cuando a los bares se les decía pubs, estaba de moda. Siendo virtualmente dueño y señor de aquel lugar, podía decidir en qué puesto me ubicaba cada noche que abríamos. Y fue así que en un “spaghetti party” –cheta manera de transformar a un plato de fideos en algo con onda– decidí que iba a ser el “puerta”…

seguir leyendo… “Al don Pirulero”

Reflexiones de un perdedor

A los que me odian sin haberles hecho nada,
creo que llegó la hora de darles un motivo.Página Merlina ácida

Tal vez estaría bueno. En una de ésas, darles un motivo para que me odien a aquellos que lo hicieron sin razón alguna, tendría su cuota de satisfacción. No lo sé. Pero no es mi estilo. Me gusta más reflexionar al respecto y ver a qué conclusión puedo llegar.

Alguien dijo alguna vez, hablando de mi persona y como sentencia a partir de su sabiduría de vida y su particular escala de valores:
–Es un perdedor.
seguir leyendo… “Reflexiones de un perdedor”

Enterrados de por vida

No supiste comprender el amor que yo te di…Sandro, Hasta aquí llegó mi amor

Cuántas señales no vi de que esto se acababa.
Cuánta gente me avisó y yo nunca escuchaba…Vicentico, Escondido

“Tirar de la cuerda” es algo que los seres humanos hacemos muchas veces en la vida. Cuando pasamos por momentos de mierda que vienen incluidos por el sólo hecho de vivir, tenemos la desesperada necesidad de que alguien nos acompañe en nuestras crisis, que se banque nuestras catarsis, que soporte nuestras imperiosas ganas de prender el ventilador y esparcir un poco de toda esa mierda que estamos atravesando.

Y para eso elegimos a ése que se la banca. Ése que es capaz de soportarnos. Porque nos conoce. Porque nos quiere.

Y está bien que así sea, pero…

seguir leyendo… “Enterrados de por vida”

Enojate conmigo

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.Aristóteles

Freud dice que el narcisismo se ve en un simple dolor de muelas. En uno de sus textos puede leerse “en la cavidad de su muela se encuentra recluida su humanidad toda”. Algo que en criollo podría decirse así: “Sé que hay cosas peores que un dolor de muelas, pero es MI muela la que me duele. Así que, perdón, pero nada más me importa en este momento.”

seguir leyendo… “Enojate conmigo”