La casa del lago

Todo el mundo sabe lo que tiene,
pero no todo el mundo sabe lo que eso vale.Anónimo

Si una mujer te dice “sos un boludo” y después se ríe,
es que algo estás haciendo bien.Anónimo (En realidad, no pude encontrar dónde lo leí)

Aunque es verdad que me llevo bien con mi lado femenino, mi amistad con ese costado no es tan fuerte como para menstruar. Pero a pesar de eso, tan sólo unos días atrás yo estaba en uno de esos días. De ésos en que un dolor –en mi caso de estómago– provocado por un disgusto, hace que agarres el filtro color violeta y veas todo absolutamente teñido de castaño oscuro. Y que descreas de todo aquello en lo que creías, dejando que el lado “House” que todos tenemos nos diga que todo es una porquería…

seguir leyendo… “La casa del lago”

Al borde de la muerte

Por un instante soñaré que todo puede suceder
y un día ya dejar de ser esclavos del silencio.Esclavos del silencio, Meteoros

No nos gusta el kilombo. Nadie en su sano juicio va a disfrutar de discutir con su mujer o con su hombre, mucho menos en esas veces cuando “discutir” significa, en una de ésas, “pelear”.

Y por eso, muchas veces elegimos hacer silencio. Simplemente para evitar el disgusto. Para “tener la fiesta en paz”

seguir leyendo… “Al borde de la muerte”

Enojate conmigo

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.Aristóteles

Freud dice que el narcisismo se ve en un simple dolor de muelas. En uno de sus textos puede leerse “en la cavidad de su muela se encuentra recluida su humanidad toda”. Algo que en criollo podría decirse así: “Sé que hay cosas peores que un dolor de muelas, pero es MI muela la que me duele. Así que, perdón, pero nada más me importa en este momento.”

seguir leyendo… “Enojate conmigo”