Y un día el olvido…

Si tú te atreves yo te juro que te sigo. Si tú me olvidas te prometo que te olvido.Luis Miguel, Si tú te atreves

Y un día el olvido entró y se instaló en el sillón del living. Silencioso, invisible, absolutamente imperceptible a los sentidos de ambos. Se puso cómodo, respiró profundo y se dispuso a comenzar a trabajar…

seguir leyendo… “Y un día el olvido…”

Los demás, ésos que están de más

El infierno son los otros.Jean Paul Sartre

Tipo jodido este Jean Paul, pero yo lo entiendo, padre. Vengo a confesar que lo entiendo al Jean Paul. Porque le juro, padre, que trato de ser buen cristiano. Y entonces cuando leo “no matarás”, pienso “OK”. “No robarás”, también OK. Me jode un poco esto de que no puedo desear –no digo la mujer del prójimo–, pero su carro, su casa, su caballo… eso me cuesta esfuerzo.

Y le juro que lo intento pero, la verdad, ¿usted vio el auto del hijo de puta de mi vecino? Cómo hago para hacerme el boludo y no desear tenerlo yo? Pero bueno, hago constricción y me la banco…

seguir leyendo… “Los demás, ésos que están de más”

Hasta que la muerte nos separe

Todo lo que tengo es todo lo que intento.La franela, Hacer un puente

Cuando uno promete lo que sea, sobre todo cuando esa promesa es que va a perdurar en el tiempo, de ninguna manera puede contemplar todas las variables futuras y por lo mismo no puede asegurar al cien por ciento que va a poder cumplirla. Ni siquiera puede afirmar que va a querer cumplirla. Pero en el momento de prometer, lo que hace es una declaración de lo que hoy siente, de cuál es su deseo actual. De qué es lo que va a intentar con toda su humanidad puesta ahí. Y eso es lo que hace que la promesa sea válida.

Pero si me casara por Iglesia nuevamente (ya sabemos que no es posible, pero es un detalle menor) cuando el cura me preguntara si estoy dispuesto a amarla y respetarla, le diría: “Pará, primero vamos a definir qué significa amarla y respetarla estando casados y después vemos”…

seguir leyendo… “Hasta que la muerte nos separe”

No quiero estar de novio con mi mujer

El matrimonio es la principal causa del divorcio.Groucho Marx

–A mí me encanta cómo son. Parecen novios –me dijo una amiga acerca de un matrimonio que ambos conocemos.
–Por? Se van a dormir cada uno a su casa? –ironicé.
–Siempre el mismo boludo –sentenció. Y se fue a preparar más café meneando la cabeza.

seguir leyendo… “No quiero estar de novio con mi mujer”

Perdices para la cena

Nadie dijo que fuera fácil.
Nadie nunca dijo que sería tan difícil.Coldplay, The Scientist

Y vivieron felices y comieron sushi. Sí, ya sé, no rima. Pero quería aggiornarlo un poco y por eso cambié perdices por algo más actual. Pensándolo bien, podría haber dicho “y comieron perdices de autor…” Dios… qué boludos podemos ser.

No me distraigo más. Volvamos al “Y vivieron felices”…

seguir leyendo… “Perdices para la cena”

Renovemos la pasión

La magia del amor se acaba
cuando te acabas perdiendo en la rutina.Anónimo

Hace un tiempo leí un post que decía “Encontrar quien te ame es fácil. Lo difícil es encontrar quien no deje de hacerlo”.

El amor no es una cosa fácil por sí mismo. Que dure años, es un nivel de dificultad aún mayor. Porque la inevitable rutina va a meter la cola en ese amor y a ir carcomiéndolo de a poco, desgastándolo, despedazando el vínculo, matándolo suavemente.

Es la rutina lo que va a alejarnos del otro. Es la rutina la que va a aburrirnos a tal punto de que necesitemos fogonear la pasión con algo nuevo, diferente, si es que queremos que ese amor no deje de ser…

Bien, a la mierda. No creo que así sea.

Y porque creo que hay rutinas que son sencillamente maravillosas es que decidí escribir ésta, la carta de un hombre a su mujer:

seguir leyendo… “Renovemos la pasión”