Una guerra absolutamente perdida

Ves al mundo como es y como debería ser.
Lo que no ves es la gigantesca grieta en el medio.House a Cuddy, en Dr. House

Cuando mi hija mayor cumplió un año con el que entonces era su novio, allá lejos, a sus 16 años, el pibe desplegó un romanticismo del que no parecía capaz y le trajo de regalo un oso de peluche del tamaño de King Kong. Oso que dejaron sentadito en uno de los sillones del living cuando partieron a tomar algo.

En el otro sillón estábamos la que entonces era mi mujer y yo, mirando tele.

Señalando al oso, le dije:
–Sabés qué es eso?
–Qué? –me preguntó, sólo para darme el gusto de que pudiera desparramar un poco de mi ironía.
–La próxima decoración de nuestra cama…

Me miró como me miraba cada vez que yo sacaba a relucir mi lado “House”, meneó la cabeza entrecerrando los ojos y seguimos viendo la tele.

Sonreí, regodeado en la acidez de la que soy capaz…

seguir leyendo… “Una guerra absolutamente perdida”

Aquí y ahora… y más allá la inundación

Está tan claro que el lugar es aquí
y el momento ahora.Coti, Aquí y ahora

Cuando cursaba 4to año de la Facultad circuló una suerte de lista en la que se detallaban los diferentes tipos de boludos y –acorde a eso– se les asignaba un nombre. Así estaban los boludos esféricos –los mires por donde los mires son boludos–, los boludos telescópicos –desde lejos se ve que son boludos– y así.

Hoy creo que los seres humanos en general, deberíamos entrar todos juntitos en la categoría “boludos campana”. Porque somos tan, tan, tan boludos, que el tañir del campanario debe ensordecer a toda la galaxia…

seguir leyendo… “Aquí y ahora… y más allá la inundación”

Zugzwang

Se dice que un jugador está en zugzwang si cualquier movimiento permitido supone empeorar su situación y, eventualmente, perder la partida.Spencer Reid, Criminal Minds

Hay situaciones en la vida que nos dejan concreta y metafóricamente paralizados, sin saber qué hacer. Momentos en los cuales nos encontramos en esa encrucijada que describe el personaje de Matthew Gray Gubler en la serie citada.

Tomemos la decisión que tomemos, el pronóstico es de reservado a nefasto. El futuro inmediato es una reverenda porquería sin importar qué camino sigamos.

Y por eso nos quedamos quietos, bien quietos, casi escondidos de nuestra propia vida, como si fuera posible que ese futuro no nos viera y pasara de largo…

seguir leyendo… “Zugzwang”

La recompensa

A veces no hay próxima vez,
a veces no hay segundas oportunidades.
A veces es ahora o nunca.Publicado por La Arrolladora Banda El Limón

Si tuviera que describir a Gloria hoy, seguramente tendría que echar mano de adjetivos como “bestia” o “camión”. O decir frases como “estaba más buena que comer pollo con la mano”, dependiendo de la edad de a quien quisiera contarle acerca de ella.

Pero la imagen que tengo impresa en mi memoria fue captada por ojos de doce años y el registro físico que aún hoy por hoy pudiera sentir, sería mucho más parecido a un profundo silencio que a un alboroto hormonal…

seguir leyendo… “La recompensa”

Despertares

Te encontré y me desperté.Vicentico, Creo que me enamoré

Estuvimos años con alguien y ya no. Por lo que sea. Pero no fue. Y hoy estamos solos. Puteamos a la Vida, al Universo o –algunos temerarios blasfemos– al mismísimo Dios. O a todos al mismo tiempo.

Algunos salimos con cuanta cosa se nos cruce en el camino, otros nos deprimimos y nos metemos en la cama las 14 horas por día que sobran después de trabajar. Y toooodo el domingo, por supuesto.

Y en algún momento, después de todo ese enojo con la Vida, el Universo, Dios y el gato de la vecina, simplemente nos llamamos a silencio afectivo. A reclusión emocional.

Si solos estamos bien, para qué mierda nos vamos a complicar la vida…

seguir leyendo… “Despertares”

El nene y el arroyo

Todo en él era viejo, salvo sus ojos;
y éstos tenían el color mismo del mar
y eran alegres e invictos.Ernest Hemingway, El viejo y el mar

Si la historia del viejo fuera mirada con los lentes de Hollywood, sería una historia triste, terriblemente triste. El relato cuenta cómo Santiago sale a la mar a pescar un gran pez y cómo lucha con la bestia a brazo partido –una vez que consiguió engancharlo– hasta que consigue dominarlo.

Pero el resto de la historia es acerca de cómo los tiburones van despedazando a su presa,  a pesar de que el viejo da batalla cada vez, en infructusos intentos de mantener su “trofeo” intacto…

seguir leyendo… “El nene y el arroyo”