La recompensa

A veces no hay próxima vez,
a veces no hay segundas oportunidades.
A veces es ahora o nunca.Publicado por La Arrolladora Banda El Limón

Si tuviera que describir a Gloria hoy, seguramente tendría que echar mano de adjetivos como “bestia” o “camión”. O decir frases como “estaba más buena que comer pollo con la mano”, dependiendo de la edad de a quien quisiera contarle acerca de ella.

Pero la imagen que tengo impresa en mi memoria fue captada por ojos de doce años y el registro físico que aún hoy por hoy pudiera sentir, sería mucho más parecido a un profundo silencio que a un alboroto hormonal…

seguir leyendo… “La recompensa”

Despertares

Te encontré y me desperté.Vicentico, Creo que me enamoré

Estuvimos años con alguien y ya no. Por lo que sea. Pero no fue. Y hoy estamos solos. Puteamos a la Vida, al Universo o –algunos temerarios blasfemos– al mismísimo Dios. O a todos al mismo tiempo.

Algunos salimos con cuanta cosa se nos cruce en el camino, otros nos deprimimos y nos metemos en la cama las 14 horas por día que sobran después de trabajar. Y toooodo el domingo, por supuesto.

Y en algún momento, después de todo ese enojo con la Vida, el Universo, Dios y el gato de la vecina, simplemente nos llamamos a silencio afectivo. A reclusión emocional.

Si solos estamos bien, para qué mierda nos vamos a complicar la vida…

seguir leyendo… “Despertares”

El nene y el arroyo

Todo en él era viejo, salvo sus ojos;
y éstos tenían el color mismo del mar
y eran alegres e invictos.Ernest Hemingway, El viejo y el mar

Si la historia del viejo fuera mirada con los lentes de Hollywood, sería una historia triste, terriblemente triste. El relato cuenta cómo Santiago sale a la mar a pescar un gran pez y cómo lucha con la bestia a brazo partido –una vez que consiguió engancharlo– hasta que consigue dominarlo.

Pero el resto de la historia es acerca de cómo los tiburones van despedazando a su presa,  a pesar de que el viejo da batalla cada vez, en infructusos intentos de mantener su “trofeo” intacto…

seguir leyendo… “El nene y el arroyo”

El amor de mi vida

El problema es que crees que tienes tiempo.Buddha

Hace un tiempo, en un día absolutamente soleado, caminaba por el cementerio de la Recoleta, disfrutando de la arquitectura y de las interesantes historias detrás de los mausoleos, cuando me topé con aquél guía que me había llevado hasta la cúspide del Uritorco en la que tuvo lugar el intempestivo monólogo de X-man. (Ver A solas con X-man).

seguir leyendo… “El amor de mi vida”

Por qué a mí

Esperar que la vida te trate bien porque sos buena persona,
es como esperar que un tigre no te ataque porque sos vegetariano.Bruce Lee

Soy un buen tipo. Al menos estoy convencido de ello. Siempre, cometiendo errores como cualquiera, he tratado de hacer “las cosas” bien. Así, sencillo. Sin demasiada vuelta.

Cuando amé, lo hice con el alma. Crié hijas dando lo mejor de mí y tratando de protegerlas de lo peor que mi humanidad porta. Siempre he sido leal a mis pocos amigos. Soy un tipo honesto. Laburador. Bienintencionado.

Por qué, la puta madre, he tenido que pasar por las cosas chotas que me han tocado vivir entonces? Qué poderoso y caprichoso dedo se entretiene cada tanto en apoyarse sobre mi cabeza y presionar? Qué enfermo placer encuentra el dueño del gran Dedo en joderme la vida?

Qué mierda hice en esta vida para merecer tanto castigo?

seguir leyendo… “Por qué a mí”

Caminante, hay camino…

Confórmate, me decía un tigre viejo,
nunca el techo y la comida han de faltar…Moris, El oso

Parece ser que para lo único que estamos dispuestos a trabajar es para irnos de vacaciones, como decía un cartelito que alguna vez publiqué. Para todo lo demás, ni siquiera usamos la Master.

Simplemente nos quedamos esperando a que las cosas pasen, como si una mágica mano –con apodos como Dios, la Vida o el bendito Universo– fuera a laburar por nosotros y a darnos, cual devoto padre, aquello que queremos…

seguir leyendo… “Caminante, hay camino…”