Cambiar el Mundo

Lo que está mal está mal, aunque lo haga todo el mundo,
lo que está bien está bien, aunque nadie lo haga.Anónimo, publicado por mi madre en su FB

En el Teatro Colón debe haber más de 1200 luces. Tan sólo la araña de bronce central cuenta con 735 lamparitas. Si una de esas 735 se quemara, dudo que fuera posible que un tipo que está esperando que el espectáculo comience notara que hay menos luz y le comentara a su mujer: “Che, se ve menos, no?”. Casi puedo afirmarlo.

Nadie notaría que hay una lamparita que ya no emite su luz, pero la realidad cambió, es indiscubtible que hay menos luz. Aunque nadie se dé cuenta…

seguir leyendo… “Cambiar el Mundo”

Cuando pase el temblor

Me encontré con este espacio de nuevo,
con ese niño que me habita.Fabio Massaro, entrañable amigo

Si digo que cada tanto la Vida nos lastima no creo que nadie se atreva a contradecirme. Todos y cada uno de nosotros tenemos ejemplos autorreferenciales que avalan esta sentencia.

Pero a mí me gusta más decir que la Vida nos marca, nos cincela, nos va dejando cicatrices como consecuencia de esos temblores que nos tocan soportar cada tanto. Va, de alguna manera, agrietando esa tersa piel con la venimos al mundo, en una cruel sociedad con el paso de los años, que aportan lo suyo al detrimento de lo que vemos en el espejo cuando nos lavamos los dientes. Pero, paradójicamente –o tal vez no– las cicatrices que quedan son las partes más fuertes, más sólidas, más resistentes de nuestra piel…

seguir leyendo… “Cuando pase el temblor”

Teoría de la cremallera abierta

Prepárense para andar con el cierre bajo…El autor

Mal que nos pese, la vida es realmente un jardín de rosas. La vida es bella, sin lugar a dudas, pero igual de repleta de espinas que el metafórico jardín.

Por eso, al mismo tiempo que la transitamos, disfrutando de sus tiernos colores rosas, blancos puros y pasionales rojos, nos vamos lastimando en el camino con las púas que el hermoso aroma que despiden no siempre compensa…

seguir leyendo… “Teoría de la cremallera abierta”

Una guerra absolutamente perdida

Ves al mundo como es y como debería ser.
Lo que no ves es la gigantesca grieta en el medio.House a Cuddy, en Dr. House

Cuando mi hija mayor cumplió un año con el que entonces era su novio, allá lejos, a sus 16 años, el pibe desplegó un romanticismo del que no parecía capaz y le trajo de regalo un oso de peluche del tamaño de King Kong. Oso que dejaron sentadito en uno de los sillones del living cuando partieron a tomar algo.

En el otro sillón estábamos la que entonces era mi mujer y yo, mirando tele.

Señalando al oso, le dije:
–Sabés qué es eso?
–Qué? –me preguntó, sólo para darme el gusto de que pudiera desparramar un poco de mi ironía.
–La próxima decoración de nuestra cama…

Me miró como me miraba cada vez que yo sacaba a relucir mi lado “House”, meneó la cabeza entrecerrando los ojos y seguimos viendo la tele.

Sonreí, regodeado en la acidez de la que soy capaz…

seguir leyendo… “Una guerra absolutamente perdida”

Aquí y ahora… y más allá la inundación

Está tan claro que el lugar es aquí
y el momento ahora.Coti, Aquí y ahora

Cuando cursaba 4to año de la Facultad circuló una suerte de lista en la que se detallaban los diferentes tipos de boludos y –acorde a eso– se les asignaba un nombre. Así estaban los boludos esféricos –los mires por donde los mires son boludos–, los boludos telescópicos –desde lejos se ve que son boludos– y así.

Hoy creo que los seres humanos en general, deberíamos entrar todos juntitos en la categoría “boludos campana”. Porque somos tan, tan, tan boludos, que el tañir del campanario debe ensordecer a toda la galaxia…

seguir leyendo… “Aquí y ahora… y más allá la inundación”

Zugzwang

Se dice que un jugador está en zugzwang si cualquier movimiento permitido supone empeorar su situación y, eventualmente, perder la partida.Spencer Reid, Criminal Minds

Hay situaciones en la vida que nos dejan concreta y metafóricamente paralizados, sin saber qué hacer. Momentos en los cuales nos encontramos en esa encrucijada que describe el personaje de Matthew Gray Gubler en la serie citada.

Tomemos la decisión que tomemos, el pronóstico es de reservado a nefasto. El futuro inmediato es una reverenda porquería sin importar qué camino sigamos.

Y por eso nos quedamos quietos, bien quietos, casi escondidos de nuestra propia vida, como si fuera posible que ese futuro no nos viera y pasara de largo…

seguir leyendo… “Zugzwang”