De cómo amasé mi fortuna

de-como-amase-mi-fortuna

En memoria de mi padre, el que aportó el capital a mi vida.El autor

Hay hijos de puta en el mundo?
Claro que sí.
Tienen hijos?
Muchos de ellos sí.
Bueno, yo soy el hijo de uno de ellos…

Me llevó algunos añitos encontrar la síntesis de la introducción para explicar quién fue mi padre. Unos cuantos más digerirlo, claro…

Porque venimos a un mundo en el que, por principios básicos pertenecientes más al reino animal que al de los “humanos”, se supone que el sólo parentesco genera afecto y, en el caso del vínculo filial, ese amor se supone de los más increíbles que puedan haber.
seguir leyendo… “De cómo amasé mi fortuna”

Con el odio acabaremos

con-el-odio-acabaremos

Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que la otra persona mueraBuddha

Me he dado cuenta que todos los problemas de este mundo están siempre apoyados en el odio, la falta de respeto a las diferencias, la homofobia y todo tipo de generalizaciones que no alcanzo a comprender cómo son posibles…

Me es absolutamente inentendible por qué no pueden convivir razas, religiones y formas de pensar diferentes…
seguir leyendo… “Con el odio acabaremos”

La comezón del séptimo año

la-comezon-del-septimo-ano

Nada es para siempre, pero lo que se cuida dura un poco más.Página Una noche sin café

Y en una de ésas, lográs que dure hasta tu muerte…Yo

Estoy profundamente enamorado de mi casa. Nos conocimos hace unos cuantos años, después de un sinfín de citas con muchas otras que me decepcionaban apenas las veía, apenas empezaba a conocerlas.

Por eso fue tan maravilloso encontrarla. La vida nos juntó un domingo, casi de casualidad. Y aún cuando de afuera parecía ser como las otras, ni bien crucé su puerta comencé a conocer a la que sería como el Sol: única, vital, insustituible… y que se da una sola vez en la vida, si es que tenés suerte.
seguir leyendo… “La comezón del séptimo año”

De naranjas, manzanas y otros días internacionales

La igualdad de género tiene que ser una realidad vivida.Michelle Bachelet

En algún momento de nuestras vidas comprendemos que no hay tal cosa como media naranja. Las mujeres son naranjas completitas y nosotros, unas sencillas manzanas, también completitas. Ambos frutas, pero eso es todo el punto de comunión, que no es poco…

seguir leyendo… “De naranjas, manzanas y otros días internacionales”