Que la sangre no llegue al muro

Percanta que me amuraste en lo mejor de mi vida, dejándome el alma herida y espina en el corazón…Carlos Gardel, Mi noche triste

Nos dejó. Un día se las tomó y nunca más volvió. La amábamos, la dejamos libre, y se avivó. O era un turro que salía con cuanta trola se le cruzara y lo echamos a la mierda porque lo descubrimos…
seguir leyendo… “Que la sangre no llegue al muro”

Confesiones a un amigo

Mientras tenga un porqué, puedo soportar cualquier cómo…Friedrich Nietzsche

Y mientras tenga un para quién, también.El autor

–Tengo que hacer un trabajo fotográfico para el curso que estoy haciendo –me dijo. Y agregó:
–Quieren que cuente una historia en imágenes. Y quiero contar la tuya.
–Gracias –contesté–. Decime qué tengo que hacer.
–Nada. Yo vengo en diferentes horarios y vos hacés lo que hacés todos los días, sin darme pelota –me explicó.
–Ok –cerré.
seguir leyendo… “Confesiones a un amigo”

La vida sin él

Estábamos, estamos, estaremos juntos. A pedazos, a ratos, a párpados, a sueños.Mario Benedetti

Y un día llegó a su casa, como todos los días. Y lo buscó, como todos los días. Para compartir el rato que siempre compartían.

Pero él no estaba. La oscuridad del silencio la envolvía como antesala de una angustia que aún no llegaba a percibir como propia…

seguir leyendo… “La vida sin él”

Te pido que hoy no

Puede que digas que soy un soñador, pero no soy el único.John Lennon, Imagine

No. Hoy no. Nada me digas sobre la codicia sin límite de las multinacionales. No quiero ni enterarme de cómo una porción de la humanidad vive a costa de la miseria de la otra porción, que es la enorme mayoría. No quiero escuchar una palabra de países del primer mundo, países emergentes, y países sumergidos eternamente…

seguir leyendo… “Te pido que hoy no”

Tal vez, algún día…

Nena, vos no sabés lo que es amar a alguien de la manera en que te amo.Michael Bolton, To love somebody

No. No creo haber logrado aún hacerte saber lo que es amarte así. Ni por asomo.

Es imposible el adjetivo por el gozo de mi alma cada vez que te veo reír. No se pueden ordenar las letras que siento. Están demasiado alborotadas riendo con vos como para hilvanarlas en una frase, en una palabra siquiera…
seguir leyendo… “Tal vez, algún día…”