Usted preguntará por qué sonrío

Cantamos porque el sol nos reconoce.
Y porque el campo huele a primavera.
Y porque en este tallo en aquel fruto,
cada pregunta tiene su respuesta…Juan Carlos Baglietto, Por qué cantamos

Todo aquél que me conozca sabe que soy el Señor Ken de mi casa: el ken-o tiene nadie que haga las tareas del hogar por él. Y es por eso que, cuando ya estoy usando camisas de los ochenta y cucharas soperas para prepararme el café, junto ganas y limpio, lavo y plancho durante todo lo que di en llamar, justamente, mi día “Ken”, nombre que le puse para, por lo menos, poder sentirme buen mozo mientras le paso Cif al inodoro…

seguir leyendo… “Usted preguntará por qué sonrío”

Vamos a brillar, mi amor

–Cuánto tiempo es para siempre? –preguntó Alicia.
–A veces, sólo un segundo –contestó el conejo blanco.Alicia en el País de las Maravillas

Estamos en la era de “dale, que las emociones guíen tu vida”, “dejate llevar”, “sentí, no pienses”, “que tu alma brille”. Como si la cabeza fuera una especie de enemigo que atentara contra aquello que sentimos. Como si pensar fuera algo así como la derrota de los sentimientos.

Hacé lo que te dicte el corazón, seguí el impulso, que todo fluya.

Por el amor de Dios, ni se te ocurra pensar…

seguir leyendo… “Vamos a brillar, mi amor”

Qué me van hablar de amor!

No, no anduve siempre en amores.
Y en las cosas del amor, muchos saben más que yo.Adaptación de la letra del tango

Es hasta increíble lo prolífico de la producción fílmica norteamericana (qué cheta manera de decir que hay muchas películas) en torno del amor. Y aceptémoslo: hace años que compramos Hollywood in toto. El paquete completo…

seguir leyendo… “Qué me van hablar de amor!”

Mi arma secreta

No crezcan, es una trampaAnónimo

Después de ese primer momento en el que el otro es sencillamente perfecto; después de ese segundo momento en el que toda esa perfección se viene en banda y se empieza a ver al otro tal cual es, llega la hora de decidir. Y cuando ese otro “nos calza” de una u otra manera, decimos un silencioso sí y comenzamos a construir ese amor que estamos empezando a sentir.

Y así va creciendo ese amor que estamos construyendo. Y así va creciendo nuestra relación, nuestro vínculo con el otro. Y así vamos creciendo nosotros…

seguir leyendo… “Mi arma secreta”

Jamás serás mi hijo

Nadie puede robarme lo que nunca fue mío.El autor

Dedicada a Agustín, mi yerno. Y a mi hija, que lo eligió.

Es uno de los párrafos más usados por los padres en los brindis de casamientos. “No pierdo una hija, gano un hijo” parecería ser la forma que los hombres tenemos de resolver el Complejo de Electra con nuestras hijas. Algo así como “si no puedes con ellos, úneteles”.

Te “llevás” a mi hija fuera de mi casa? No, yo te traigo a vos para adentro. Única forma que encontramos de digerir que nos roben tamaño tesoro…

seguir leyendo… “Jamás serás mi hijo”